El Movimiento feminista reivindica un 8-M donde las mujeres sigan ocupando las calles de manera simbólica; a través de actividades e iniciativas por toda la isla.