El primer mercado de productos artesanales de la Serra, la coincidencia del fin de semana con el festivo del Día de les Illes Balears (1 de marzo) y el cierre generalizado de bares, restaurantes y grandes superficies provocaron ayer que Lluc se viera desbordado por la cantidad de personas que se desplazaron a la zona.