Mujeres de Mallorca salieron anoche a los balcones de sus domicilios para que se termine de una vez por todas el problema social que representa la violencia de género. Debido a las restricciones impuestas por la pandemia sanitaria, las asociaciones feministas limitaron las concentraciones. Hubo pocas manifestaciones en las calles, aunque las mujeres seguirán denunciando la situación de desigualdad que padecen frente a sus parejas.