Hoy, aproximadamente a las siete de la mañana un chófer al que no se le habían adscrito servicios mínimos intentó salir a trabajar. Un grupo de aproximadamente de 100 trabajadores concentrados como cada mañana en la puerta de las cocheras de la empresa ha intentando impedírselo, aunque finalmente, la dotación policial desplazada al lugar ha conseguido hacer un cordón para dejar pasar el autobús. El chófer ha recibido insultos y amenazas y el autobús numerosos golpes en los cristales.