Un grupo de turistas británicos, de vacaciones en Calvià, protagonizó un nuevo incidente el sábado noche al intentar entrar en una zona de ocio de Magaluf, donde no se les permitió la entrada.