Las limitaciones en los vuelos han dejado hoy una imagen inusual del Aeropuerto de Palma completamente vacío.