Sobrecogedora la imagen de cientos de miles de devotos sumergiéndose en el Ganges cuando la India registra más de 184.000 contagios en solo 24 horas. Con la esperanza de lavar sus pecados, una multitud de fieles llena las orillas del río. La policía ya ha dicho que 650.000 devotos se habían bañado en el río y que están multando a quienes no guardan la distancia social. Las infecciones en esta ciudad ya han aumentado a más de 500 por día desde que comenzara este festival tradicional.