Este lunes han comenzado los trabajos de demolición de la discoteca Social Club Mallorca, un punto de inflexión para avanzar en la reforma del Paseo Marítimo. 

La demolición de la pasarela que unía la discoteca con el antiguo hotel Mediterráneo tendrá que esperar porque la fachada está protegida.