Miles de ciudadanos llenaron las playas de Palma para celebrar la Nit de Sant Joan.

La noche mágica de Sant Joan volvió a triunfar un año más con las torradas en las playas abarrotadas y la revetla en el Parc de la Mar.