Las religiosas sufren "continuas llamadas telefónicas" y el lanzamiento de bolsas de comida por la tapia "que suponen un peligro para el patrimonio protegido". Lamentan que el felino se ha comido siete pollitos.