"Llevamos nueve días escuchándolo maullar, pero no podemos entrar a rescatarlo". Son palabras de Cristina Ríos, una de los tantos vecinos de sa Calatrava preocupados por socorrer al gato que ha quedado atrapado en el convento de Jerónimas.

Lea aquí la información completa: