Carol Fuster y Toni Grau es la tercera generación que se pone al frente de esta joyería y taller emblemáticos de Palma. Sus objetivos son mantener lo mejor de la tradición del negocio, sus técnicas tradicionales, pero dar también un salto a internet a través de la venta 'online' para llegar a clientela o más joven o que no reside en Mallorca. El desarrollo de la marca será otra de las labores de la nueva generación al frente de Piña Grau.