En Figuera, el reloj que da las horas desde la fachada de Cort desde hace 158 años, se pone a punto. Los experimentados relojeros Biel y Antoni Julià lo están desmontando pieza a pieza para reparar las que están dañadas y limpiar el resto para proceder nuevamente a su ensamblaje.