El equipo del Taller de Arte de Esment, la organización que desde hace más de 60 años trabaja para que las personas con discapacidad intelectual y sus familias puedan disfrutar de sus vidas, está de estreno. Desde ayer se puede contemplar en una de las paredes del edificio de fisioterapia del campus de la UIB un mural que les ha ayudado a desarrollar sus inquietudes artísticas e intercambiar experiencias.