El establecimiento ha aguantado todo tipo de crisis: desde la irrupción de la televisión privada a la embestida de las plataformas. Sin embargo, ha sido la pandemia la que le ha dado el golpe de gracia. Su propietario, Tomeu Sastre, bajará la barrera mañana de forma definitiva.