Un comunicado de la agencia espacial estadounidense indicó que el contrato fue concedido a Boeing tras una licitación abierta y que asciende a 799,5 millones de dólares.

En el marco del programa Constellation esas naves, llamadas Orion, sustituirán a los transbordadores de EE.UU., que serán retirados en 2010 tras concluir la construcción de la Estación Espacial Internacional (EEI).

El sistema aeronáutico es "el cerebro" de Ares I y proporcionará guía, navegación y control del cohete hasta que éste llegue a la órbita prevista.

También es responsable de controlar el funcionamiento del vehículo, incluyendo el apagado del motor y la separación de la primera etapa, y de transmitir los datos a los controles en tierra, dijo el comunicado.

El sistema está integrado por ordenadores abordo, controles de vuelo, equipo de comunicaciones y otros instrumentos y programas informáticos que vigilan y ajustan la velocidad del cohete y su posición durante el vuelo.

El programa Constellation de la NASA tiene previsto enviar nuevamente al hombre a la Luna en 2020 para crear un puesto de avanzada en el satélite natural de la Tierra.