Este dato fue puesto de manifiesto durante el XXXV Congreso Nacional de Dermatología, que se celebra desde hoy en Granada.

Los participantes en el congreso advirtieron de que los rayos solares no sólo afectan en la playa o las piscinas, sino también durante los paseos y la práctica de deportes al aire libre.

Para evitar los efectos nocivos del sol, el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología, Julián Conejo-Mir, subrayó la importancia de usar, no sólo fotoprotección, sino ropa adecuada como gorros o camisetas de colores claros, que tienen el mismo efecto que un protector solar de índice bajo.

También ayuda retirarse lo antes posible las prendas húmedas, explicó el especialista, que informó de la comercialización en España de productos de lavado que aumentan la fotoprotección de los tejidos.

El reflejo de la radiación solar es distinta en función de la superficie sobre la que se proyecte, llegando a ser del cien por cien sobre el agua -del 80 por ciento a un metro de profundidad- y del 90 por ciento sobre la nieve.