El beneficio de la venta, que se desarrollará del 28 de septiembre al 1 de octubre, se destinará a Aeroscopia, el parque aeronáutico que se abrirá cerca de Toulouse en el horizonte de 2010, explicó en conferencia de prensa el comisario encargado de la subasta, Marc Labarbe.

Las piezas, que se expondrán previamente del 7 al 27 de septiembre, son en su mayoría nuevas, y las otras han sido acondicionadas o se las ha puesto en su embalaje de origen, señaló el vicepresidente de la Aeroteca, la asociación que gestiona el patrimonio histórico de las fábricas aeronáuticas de la ciudad.

Hay desde un tren de aterrizaje de 1,5 toneladas de peso a un conjunto de plato y cubierto de comidas de porcelana y plata, al que se le atribuye un precio de 200-300 euros.

Las estrellas de la subasta deberían ser tres velocímetros, diseñados para medir cuando se supera la velocidad del sonido, con un valor estimado de 1.500-2.500 euros.

Air France, que había cedido una de las unidades del Concorde a la Aeroteca de Toulouse para su exposición, había vendido 212 piezas del avión supersónico por un monto global de 3,2 millones de euros.

El último vuelo de un Concorde fue el 24 de octubre de 2003 y su jubilación tuvo mucho que ver con el accidente de uno de estos aparatos, que se estrelló al despegar del aeropuerto de París el 25 de julio de 2000, lo que causó la muerte de 113 personas.