Si ves que a tu hijo le pica la cabeza y se rasca... Probablemente tenga piojos. Pocos meses después del comienzo del nuevo curso escolar, hay que ir con cuidado y revisar las cabezas cuando haya cualquier sospecha. Si los primeros meses están siendo algo estresantes por el cambio de ciclo, la cantidad de deberes o los exámenes, te dejamos los mejores hábitos de estudio para niños y adolescentes.

Estos parásitos viven en la cabeza y se alimentan de pequeñas cantidades de sangre, son inofensivos pero muy contagiosos. Para eliminar los piojos vas a tener que hacerte con varios productos según la OCU.

Lendrera

Para eliminar los piojos y sus huevos (liendres) necesitamos un peine especial que tiene las púas muy juntas y entre las que, peinando cuidadosamente el pelo de los niños, los bichitos se quedarán enganchados. Se necesita un buen foco de luz y mucha paciencia para ir pasando la lendrera una y otra vez. La nuca y las sienes, son zonas donde suelen anidar con más frecuencia.

Tratamientos con permetrina

Tradicionalmente estos productos a base de insecticidas se tratan en lociones o champús, incluso combinados. Estos son los que menor toxicidad tienen pero pueden provocar efectos secundarios a personas sensibles.

Aunque son muy eficaces, lamentablemente hay piojos que han desarrollado resistencia a estos tratamientos. Esto dificulta al tarea para acabar con ellos pero hay que repetir el tratamiento pasado un tiempo.

Tratamientos con lindano

También hay tratamientos a base de otros compuestos químicos como el malatión o el lindano, pero no suele ser una buena opción para eliminarlos ya que es menos eficaz y hay riesgos de irritación y toxicidad neurológica.

Tratamientos con siliconas

Los últimos productos que han salido al mercado contra los piojos se basan en siliconas como dimeticona o cliclometicona que impregnan el piojo y lo ahogan. Son tan eficaces como los insecticidas químicos y no producen resistencias y los usuarios sensibles tienen menos reacciones adversas. Suelen venderse en forma de loción aunque el precio elevado que el de los clásicos insecticidas.

Los remedios caseros para acabar con los piojos

  • Lavar el pelo con vinagre: la eficacia de este es muy limitada, puede contribuir a que se despeguen más fácilmente cuando se pasa la lendrera pero no es útil para acabar con ellos.
  • Usar acondicionador con la lendrera: es un truco que ayudará a evitar tirones, enredos y el peine se deslizará mejor.
  • Aceites esenciales: Los más comunes son los de lavanda, eucalipto y extracto de árbol del té. No hay estudios concluyentes de su eficacia pero algunas son reconocidas tradicionalmente como remedios insecticidas o antisépticos naturales.
  • Usar infusiones de té o eucalipto

¿Es posible prevenirlos?

Según la OCU en ningún caso deben prevenirse mediante los productos antipiojos, pues ayudará a contribuir a la resistencia de los mismos. La mejor manera es evitar las aglomeraciones y contacto con la cabeza con alguien que tenga los parásitos, algo casi imposible en actividades con niños. Lo mejor es revisar la cabeza de los niños asiduamente y realizar el tratamiento pertinente.