Si quieres mantener una dieta saludable, toma nota del superalimento del que te vamos a hablar. Seguro que lo conoces, pero no sabrás exactamente cuáles son todos los beneficios que tiene. Es una muy buena opción para cualquiera de tus comidas y se puede hervir, hacer al horno e incluso freír (aunque no es la forma más saludable) Para llevar una alimentación equilibrada es imprescindible saber cuáles son los mejores alimentos y, además, adquirir una rutina de ejercicio.

Los expertos recomiendan evitar comer lo mismo todos los días para no cansarnos y que sea más ameno y sencillo comer de forma saludable. Aprender a cocinar y mezclar nuevos ingredientes es la forma ideal de realizar deliciosos menús diarios.

La historia del boniato

El boniato, o batata, cuyo nombre científico es Ipomoea batatas, es una hortaliza parecida a la patata en el nombre y la forma, aunque muy distintas botánicamente. Esta es originaria de Perú y se trajo a Europa por Colón y, los navegantes españoles, la expandieron por los archipiélagos del Pacífico, todos estos bajo la soberanía española hasta 1898.

El barato y rico superalimento de moda para adelgazar sin esfuerzo INGIMAGE

Deliciosa, saciante, nutritiva, poco calórica, y muy beneficiosa para el organismo, la batata siempre fue considerada un cultivo tropical, pero del cambio climático se está derivando la ampliación de su cultivo, siendo España la primera productora europea. Su excelente carne es muy digerible, rica en antioxidantes, ideal para el tránsito intestinal, la vista, la piel y la hipertensión. Y como todos los vegetales, un manantial de minerales y vitaminas.

Los beneficios del boniato

Esta hortaliza tiene una espectacular fuente de energía por su riqueza en hidratos de carbono. Además, favorece el sistema digestivo al contener fitosterol, que tiene un efecto protector ayudando así a prevenir y tratar las úlceras.

Algunas publicaciones de expertos han podido probar que su consumo mejora la regulación del azúcar en sangre y sería beneficioso para las personas con diabetes tipo 2. En ocasiones ha sido ensalzado como producto anticancerígeno por sus altas propiedades antioxidantes.

Los nutricionistas excluyen la patata del consumo diario y, en su lugar, apuestan por el boniato. Según la FEN, el boniato tiene más calorías, más hidratos de carbono y un 0,5% más de fibra que las patatas. Lo que lo hace más rica en micronutrientes y con menos índice glucémico por su fibra.