Conseguir llevar una alimentación equilibrada es fundamental para mantenernos sanos tanto por dentro como por fuera. Una dieta ideal es la que incluye frutas, verduras, legumbres... y cubre todas las necesidades nutricionales que necesita nuestro organismo. Sin embargo, en un mundo repleto de tentaciones y productos hipercalóricos, es difícil no caer en algún momento. Bollería, comida rápida, alcohol, refrescos, patatilla... Hay cientos de caprichos con lo que podemos pecar y saltarnos las normas que nos imponemos para perder peso, pero esto no tiene por qué generar problemas ya que es importante poder comernos de forma esporádica.

En todo caso, puedes conocer el aporte calórico de algunos de estos productos para ser consciente de lo que se ingiere, aunque el número de calorías no siempre es relevante, pero es una idea útil para equiparar ese aporte al volumen de ejercicio físico necesario para quemarlas. Hay que saber que esta fórmula no se puede aplicar con la forma de una resta de resultado cero para nuestra salud. Muchos de estos alimentos, además de sumar calorías que pueden convertirse en grasa -el organismo no procesa igual los carbohidratos, las proteínas o las grasas-, resultan poco saludables de otras muchas formas. Pero sí es una manera muy gráfica de saber qué es lo que de vedad estamos consumiendo.

Este es el aporte calórico de 10 productos poco saludables y el ejercicio físico necesario, calculado en una caminata a paso rápido, algo asequible para casi todos, para que una persona de unos 70 kilos queme el equivalente en calorías:

Un refresco

Una lata de refresco de 330 mililitros puede contener unas 150 kilocalorías, dependiendo del tipo. Para quemarlas necesitaremos unos 30 minutos caminando rápido.

Pizza

Las pizzas pueden ser de múltiples ingredientes pero un tipo medio puede contener hasta 250 kilocalorías por cada 100 gramos. Si nos comemos una entera, para gastar el equivalente en una caminata deberemos invertir casi dos horas.

Pizza Shutterstock

Cruasán

La bollería es uno de los alimentos más irresistibles, y un recurso, en mucha ocasiones, para desayunar, pero también es una de las tentaciones con un mayor aporte calórico. Un cruasán, por ejemplo, aporta unas 400 kilocalorías. Andando rápido necesitaremos una hora y media para gastar una energía similar.

Patatas fritas

Una bolsa de patatas fritas puede aportar unas 300 kilocalorías a nuestro organismo, en función del tipo de producto o del tamaño del envase. Quemar esas calorías con una caminata a paso ligero nos costaría más de una hora.

Chocolate

Una onza de chocolate (unos 30 gramos) puede suponer 170 kilocalorías. Esto nos puede servir como referencia para otros productos de chocolate. Gastar un nivel semejante de calorías con una caminata rápida nos llevaría casi 40 minutos.

Chocolate Getty Images

Una hamburguesa doble

El producto emblemático de la comida rápida, una hamburguesa doble (sin contar con los complementos de un posible menú) significa meter al cuerpo alrededor de 600 kilocalorías. Para consumir esa energía andando rápido podríamos hacer varios kilómetros, ya que deberíamos invertir más de dos horas.

Vino

Una copa de vino de, por ejemplo, 150 mililitros aporta unas 80 kilocalorías. Si nos tomamos tres, estaremos hablando de 240 kilocalorías. Antes de hacerlo, además de otras consideraciones de salud, quizás es bueno pensar que gastar esa cantidad de energía nos cuesta casi una hora andando rápido.

Galletas

Las comemos para desayunar, para picar entre horas€ Pero las galletas no son la comida más sana. Las de tipo cookies suponen hasta 500 kilocalorías por cada 100 gramos. Si nos pasamos y alcanzamos esa cantidad, debemos hacernos a la idea de que gastar ese nivel calórico con una caminata a paso rápido supone alrededor de una hora y 50 minutos.

Galletas

Tarta de queso

Un postre típico como una porción de tarta de queso, deliciosa para muchas personas, supone la nada despreciable cantidad de 320 kilocalorías para un trozo de 100 gramos. Quemar esa energía andando a paso rápido nos llevará una hora y 10 minutos.

Rosquillas

Las rosquillas de bollo, tipo Donuts, son una tentación casi a cualquier hora, pero antes de caer en ella, es recomendable conocer cuántas kilocalorías nos aportan. Una sola pieza supone unas 200. Gastar el equivalente con ejercicio moderado supone andar 45 minutos.