03 de diciembre de 2018
03.12.2018
Embarazo

La importancia de fortalecer el suelo pélvico durante el embarazo y cómo hacerlo

Estos músculos se sobrecargan y se dañan con el parto vaginal por lo que conviene preparar la zona

03.12.2018 | 19:53
El suelo pélvico durante el embarazo

La mujer debe cuidar de su suelo pélvico a lo largo de las diferentes etapas de su vida pero, sobre todo, durante el embarazo, ya que es durante esos meses cuando se suele 'dañar' más la zona ante el progresivo crecimiento del bebé en el interior del abdomen.

"Hay una mayor presión abdominal y también se producen en la mujer cambios hormonales que favorecen a su vez que esa musculatura se debilite. El suelo pélvico se debilita durante el embarazo, se sobrecarga, e incluso se daña con el parto vaginal, por lo que conviene preparar la zona durante el embarazo, y en el día a día, si nos es posible, hay que tonificarla", subraya en una entrevista con Infosalus la ginecóloga y coordinadora de la Unidad de Suelo Pélvico de Hospital Quirónsalud Madrid Gema García Gálvez.

Así, precisa que hay diferentes motivos de sobrecarga del suelo pélvico, y en primer lugar se sitúa la propia presión física provocada por el crecimiento del bebé. "Las hormonas placentarias hacen que baje el tono muscular pero orientado a acoger al bebé porque hay que tener una musculatura más laxa, y además hay que pasar por el trauma final del parto. Por lo que durante el día a día, especialmente en el embarazo, hay que tonificar para prepararse para el parto, igual que entrenar para una carrera", defiende la especialista.

Entre otros consejos, ve conveniente en primer lugar prevenir el estreñimiento, otra razón de sobrecarga de la zona, además de la práctica de deporte o de ejercicio físico. Según precisa Gálvez, éste no debe ser de impacto, de trote o de salto, y siempre se debe seguir también una buena dieta.

En cuanto a la tonificación la ginecóloga dice que en el primer trimestre de embarazo no es necesario realizarla porque es el periodo más delicado por si hay amenazada de aborto. Además, advierte de que siempre está contraindicado en situaciones de parto prematuro o en situaciones que obliguen a guardar reposo.

Según propone, la tonificación puede desarrollarse a partir de los ejercicios de Kegel, fundamentalmente durante el segundo y el tercer trimestre, y puede complementarse con el empleo de bolas chinas terapéuticas o dispositivos al uso, pero siempre con una buena higiene.

Así como en el posparto sí están indicados, Gálvez advierte de que los hipopresivos no son convenientes durante la gestación, y remarca que no suponen el principal pilar para la tonificación del suelo pélvico, siendo los ejercicios de Kegel la principal guía a seguir.

Eso sí, la especialista del Hospital Quirónsalud Madrid subraya que hay que individualizar cada caso y preguntar al especialista en suelo pélvico (matrona, ginecólogo o fisioterapia de suelo pélvico) qué es lo que le conviene a la paciente embarazada porque en el caso de un embarazo gemelar o de unas condiciones anatómicas determinadas no está indicada la tonificación de la zona, por ejemplo.

El masaje perineal es otra herramienta que puede emplearse para tonificar la zona, según recuerda, pero siempre acompañado con Kegel, y guiado por un especialista, según subraya la ginecóloga y coordinadora de la Unidad de Suelo Pélvico de Hospital Quirónsalud Madrid.

Por su parte, Beatriz Díaz Toledo, ginecóloga en el Hospital Severo Ochoa de Madrid, y miembro de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) advierte de que la tonificación de suelo pélvico suele estar indicada a la hora de fortalecer la zona dado que muchas gestantes presentan ligeros escapes de orina durante esta etapa.

En su opinión las bolas chinas terapéuticas presentan el riesgo de las infecciones, siempre que no se siga una estricta higiene en el lavado y empleo de las mismas, y además avisa de que su uso puede conllevar cierto daño a nivel de cuello de útero, ya que éste está más sensible y puede sangrar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook