21 de octubre de 2018
21.10.2018

Marcada evolución

Sobre la base del modelo de 2015 Mazda mejora el todocamino CX-3 con cambios en cuanto a diseño, motorizaciones y tecnología

21.10.2018 | 02:45
Marcada evolución

El CX-3 lanzado en 2015 es un modelo que ofrecía poco margen de mejora dada su excelencia. Desarrollado con un enfoque enteramente centrado en el ser humano que permitía una ergonomía sobresaliente, a lo que se suma unos motores Skyactiv tan eficientes como potentes, un comportamiento excepcional en carretera y la posibilidad de tracción delantera o tracción total inteligente, con transmisión manual o automática, el Mazda CX-3 se convirtió en poco tiempo en el segundo modelo de mayores ventas de la actual gama de la firma nipona en el mercado europeo.

Es por ello que Mazda recurrió directamente a la opinión de sus propietarios para realizar precisas pero importantes mejoras en su renovada edición de 2018. Finalmente, estas opiniones se han concretado en mejoras en el diseño y la tecnología en varias áreas clave como la seguridad, la conectividad o en las motorizaciones.

Precisamente, una de las principales novedades del CX-3 2018 es la introducción de un nuevo motor diésel 1.8 Skyactiv-D que se presenta por primera en este vehículo, con mejoras en la respuesta y en las emisiones. La cilindrada del motor Skyactiv-D ha pasado de 1.5 a 1.8 litros, y la potencia se eleva de 105 a 116 cv, conservando, eso sí, su ejemplar eficiencia, ya que este avanzado propulsor de última generación se conforma con apenas 4,4 litros de combustible para recorrer 100 km en ciclo mixto.

La gama de propulsores del CX-3 2018 se completa con dos motores de gasolina 2.0 Skyactiv-G, con potencias de 121 y 150 cv, que han adoptado las innovaciones que se introdujeron en el actual Mazda CX-5, como los pistones con bordes recortados y los inyectores de alta dispersión. Estas novedades técnicas contribuyen a una generosa entrega de par en todo el rango de revoluciones, y a unas cifras de consumo mejoradas en condiciones de conducción reales.

Más dinámico y seguro

Uno de los mayores retos a los que se enfrentaron los ingenieros de Mazda en la renovación del CX-3 fue a la optimización del ya de por sí excepcional dinamismo de este SUV. Para lograrlo recurrieron a la adopción de las últimas novedades del concepto Skyactiv-Vehicle Architecture. La conducción resulta más silenciosa y confortable gracias a un ajuste adicional del sistema de suspensión, a la incorporación de ruedas de nuevo desarrollo y al empleo de una espuma de uretano con mejores propiedades de absorción en la construcción de los asientos delanteros.

Pero el Mazda CX-3 no sólo es ahora más divertido de conducir, sino también más seguro. Este apartado se ha actualizado el sistema de asistencia a la frenada en ciudad avanzado con mayor capacidad para detectar peatones por la noche, se ha optimizado el control de crucero adaptativo con función Stop & Go2, a la vez que se ha mejorado el retrovisor con función de oscurecimiento automático.

También se han introducido importantes avances tecnológicos en el apartado de la conectividad y el infoentretenimiento, con la actualización del sistema multimedia MZD Connect. Esta actualización permite a los clientes que tengan un iPhone integrar la funcionalidad de Apple CarPlay para realizar llamadas telefónicas, enviar mensajes, escuchar música con Apple Music y obtener indicaciones de navegación de Apple Maps a través de Siri o del sistema MZD Connect, de manera segura durante la conducción.

Finalmente cabe destacar la renovación del CX-3 en cuanto a diseño. Exteriormente se aprecian cambios en la parrilla delantera y los grupos ópticos traseros led, las nuevas llantas de aleación de aluminio y el exclusivo tono de carrocería Soul Red Crystal. El interior, por su parte, presenta una mayor calidad y en este espacio destaca la rediseñada consola central, con un freno de estacionamiento eléctrico y un reposabrazos que oculta un compartimento más funcional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook