15 de julio de 2018
15.07.2018

Alfa Romeo Stelvio: Emocionante

15.07.2018 | 02:45
Alfa Romeo Stelvio: Emocionante
Conducir un Alfa Romeo siempre es una grata experiencia para cualquier amante del motor. Da igual que sea un deportivo, una berlina, un compacto o un SUV como es el caso del Stelvio que ocupa esta prueba, a los mandos de todos ellos sientes ese ADN de la marca que históricamente está ligado a la deportivdad.

Y como decimos el Stelvio no es una excepción pese a su altura. Este SUV ofrece unas prestaciones y un tacto de conducción tan exclusivos y extraordinarios como los que brinda el Giulia en el segmeto de las berlinas. Una dirección directa y precisa, unas amortiguaciones con un compromiso entre estabilidad y confort digno de estudio, una capacidad mecánica extraordinaria y un cambio de marchas automático súmamente eficaz, hacen que devorar kilómetros con el Stelvio sea todo un auténtico placer.

Y lo cierto es que da igual por donde transcurra la ruta. Este SUV es más cómodo de conducir por ciudad de loque esperábamos por su carácter ´deportivo´. A la vez, muestra una sobriedad en carretera que le equipara a los coches mejor preparados para este contexto y, como buen Alfa Romeo, es divertidísimo de conducir en tramos revirados y de montaña. Tanto es así que este m0delo toma su nombre de uno de los puertos de montaña más conocidos del mundo por su sinuosa y divertida carretera. Y es precisamente en este contexto donde el Stelvio saca a relucir a qué marca pertenece. No hay que olvidar de que la firma italiana Alfa Romeo es una auténtica maestra en producir coches emocionates, a través principalmente de de unos motores con una puesta punto inmejorable y con unos chasis capaces de sorportar auténticas jornadas de circuito. Es por ello que tras la prueba de este Stelvio, nos quedamos con ganas de pribar d elo que es capaz la versión Quadrifoglio de 510 cv.

La unidad de pruebas no disponía de un propulsor tan potente, pero aún así nos ofreció altas dosis de diversión. Más concretamente se trataba del Stelvio 2.2 diésel de 210 cv con tracción total, ligado a un cambio automático de ocho relaciones tipo convertidor de par. Además de por unas buenas prestaciones, este conjunto mecánico brinda una gran eficiencia que se traduce en bajos consumos y emisones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine