03 de junio de 2018
03.06.2018

Hyundai Kona: Un SUV diferente

Este Kona nos ha gustado a simple vista por su atractivo diseño pero ha acabado de conquistarnos por su excelente rendimiento y comportamiento

03.06.2018 | 02:45
Hyundai Kona: Un SUV diferente
No cabe duda de que los SUV mandan en el mercado automovilístico, y Hundai tiene el privilegio de contar con uno de los referentes en este emergente segmento. Se trata del Kona, un todocamino de tamaño medio que está cosechando un gran éxito desde su reciente lanzamiento por multitud de aspectos, pero especialmente por su diseño y excelente relación calidad precio.

Como pudimos comprobar durante la prueba, este SUV llama la atención allá por donde pasa, y más si se trata de la versión tope de gama como era el caso del modelo en cuestión (1.6 T-GDI 177 cv 4x4 DCT Style).

Su vanguardista diseño exterior, en el que destaca el frontal con su gran parrilla y la caprichosa forma de los grupos ópticos delanteros, se diferencia de lo ofrecido hasta la fecha en su segmento. Su personalidad única se refuerza además con los grandes pilotos traseros y las amplias molduras plásticas que recubren distintas partes de la carrocería, destacando ese aspecto robusto y campero que se espera de un todocamino, pero sin perder el innegable aire deportivo que ofrece el modelo de la firma coreana.

En el interior se extiende ese aire moderno y juvenil del exterior, con formas igualmente caprichosas de algunos elementos y ornamentaciones de distintos colores a juego con una carrocería que puede solicitarse bicolor. Pero si algo nos llamó la atención del interior es la increíble dotación tecnológica del Kona, que puede equipar sistemas tecnológicos hasta muy poco reservados a coches de alta gama: refrigeración y calefacción de los asientos, volante calefactado, control de crucero adaptativo, un generoso head-up display, Apple car Play y Android AutoLive Servicies, incontables sistemas de ayuda a la conducción y elementos de seguridad de última generación. Si bien nuestra unidad de pruebas era la más exclusiva del catálogo, lo cierto es que este SUV ya viene muy equipado desde la variante más accesible, disponible desde apenas 17.000 euros.

Muy rápido

Y lo mejor es que todo lo anteriormente descrito se acompaña de un comportamiento sencillamente extraordinario. El Kona probado montaba el motor más potente de la gama, el 1.6 T-GDI de 176 cv, ligado al cambio automático de doble embrague 7DCT que transmite el par a los dos ejes a través de un efectivo sistema de tracción total inteligente.

Da igual a qué velocidad vayas y con qué marcha, ya que este Kona siempre ofrecía una enérgica e inmediata respuesta al pedal del acelerador. Y en esta reacción era fundamental la velocidad con la que el cambio automático gestionaba las marchas. Aunque ya lo hemos dicho muchas veces, el 7DCT de Hyundai nos parece un extraordinario sistema. Además, éste mejora el consumo de combustible, hasta un 20% las emisiones e incrementa un 10% el rendimiento comparado con un cambio manual.

Otro aspecto que nos encantó de este Kona es que por muy rápido que se vaya siempre se tiene una gran sensación de control y seguridad. Eso es debido en gran parte a la utilización de una estructura formada en su mayoría por aluminio de gran calidad. Esto es posible porque Hyundai es de las pocas marcas que producen su propio acero. De no ser así el precio tanto del Kona como de otros modelos de la firma coreana sería mucho más elevado.

Esta estructura le dota de una ligereza y robustez extraordinarias, lo que se refleja en su aplomo y, sobre todo, en su ágil pero a la vez firme paso por curva. En este último aspecto también interviene de forma decisiva la tracción total y la posibilidad de seleccionar un modo de conducción deportiva que acentúa el dinamismo del coche.

Lo que apenas pudimos comprobar es la efectividad del la tracción 4x4 fuera del asfalto. Pese a que este Kona contaba con bloqueo del diferencial y sistema de control de descensos, entre otras ayudas off-road, no quisimos arriesgar con este coche ya que no cuenta con una carrocería excesivamente elevada y al ser el modelo más potente, montaba unas llantas de 18 pulgadas con un perfil estrecho, nada aconsejables para superar obstáculos complicados.

En definitiva el Kona nos gustó mucho por su diseño, pero todavía más por su potencia y comportamiento en carretera. Y todo ello con una relación precio-calidad-equipamiento de las mejores de su segmento. Poco más se le puede pedir a este SUV compacto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine