Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Alejandro Gómez: "Siempre he contado mi historia a través de mis colecciones"

Palomo Spain, nombre que toma prestado uno de sus apellidos, ha saltado a la fama mundial gracias a su osadía juvenil y a su particular manera de concebir la moda

Alejandro Gómez (Palomo Spain).

Alejandro Gómez Palomo (Posadas, abril 1992), más conocido por el nombre de su marca, Palomo Spain, empezó a ser conocido hace unos seis años. Entonces, tras regresar de formarse en el mundo del diseño de moda en Londres irrumpió en el mercado nacional con el llamativo nombre de Palomo Spain, nombre que toma prestado uno de sus apellidos para lanzarlo a la fama mundial gracias a su osadía juvenil y a su particular manera de concebir la moda. Una moda que estaba pensada para el hombre, pero que han lucido orgullosas no pocas mujeres. Al principio sus colecciones llamaban la atención por rompedoras, por el trampantojo que suponían sus apuestas de tejidos, colores, complementos y temáticas.

Desde Posadas, su cuna y el lugar donde ha querido posar por ahora su vuelo, ha sido capaz de conectar con lo más granado del arte y el espectáculo, que ha visto en él a la esencia misma de la libertad creadora. Una libertad a la que su pueblo y el país entero se han ido amoldando sin esfuerzo. Quizás el hecho de haberse hecho popular en las casas por medio de la televisión haya sido la llave que le abriera la puerta de todas esa gente normal a la que las lentejuelas, las gafas de sol o los volantes le resultan tan extraños.

Londres, París, Madrid o Moscú son lugares en los que ya ha expuesto su arte. Y Nueva York, ciudad a la que hace unos días ha vuelto para entrevistarse con los responsables del Ballet de la ciudad, para el que ahora prepara el vestuario. Éste ha sido, por ahora, su último hito.

Acaba de regresar de Nueva York. ¿Tiene todavía ‘ jet lag’?

Un poco, vengo un poco enfermo de los aires acondicionados de allí. Allí lo ponen a todo trapo, pero bueno, vengo con más ganas de volver que con las que me fui.

Allí no hay restricciones de climatización como las que han empezado aquí en España.

No, de momento, no. El aire acondicionado les gusta ponerlo a tope.

A Nueva York no es la primera vez que va. Esta vez, ¿qué ha tenido de distinto?

Pues mira. Para empezar, pues que siempre que hemos ido a desfilar a Nueva York era invierno. Yo conocía un Nueva York mucho más frío, más gris, más feo. Y ahora me he encontrado con una ciudad llena de luz, verde, que nunca había visto un Nueva York verde. Y después, que ahora voy con otro tipo de trabajo, con otro tipo cosas que hacer. Son otro tipo de nervios. Antes iba dos o tres días antes y era una cosa mía totalmente, que dependía completamente de mí. Y ahora voy como invitado, a otros talleres, a otro mundo que no es el mío y a entrar en el mundo del ballet, que es una cosa que me encanta pero que se aleja un poco de nuestra realidad.

Eso quería preguntar, ¿qué tiene de distinto crear una colección propia que un vestuario para un ballet, como es este?

Bueno, pues todo. Tú cuando creas para ti mismo, cuando creo mi propia colección tengo total libertad y no tengo ningún tipo de restricción. Quieres que la ropa sea funcional y cómoda y luego la quieres vender y quieres que a la gente le encante ponérsela. Y también, para la pasarela puedes diseñar cosas que sabes que son para el momento, que sabes que se puede hacer pero que la gente no se lo va a poner. En el ballet es lo contrario. Lo tienes que crear desde la base de que estos chicos y chicas se tienen que mover, tienen que hacer miles de movimientos y la ropa no puede impedirles ningún paso. Esa plasticidad es el centro de toda la creación y eso influye en todo, tanto en el patronaje, como en la elección de telas, como en los talles.

"Alejandro Gómez y Palomo Spain se diferencian bastante. Alejandro es más sencillo"

decoration

Y supongo que habrá casos de tener que dar un paso atrás para rediseñar lo que se había previsto.

Claro, claro. Tú puedes crear un diseño, pero luego tienes que adaptarlo a lo que la plasticidad de la coreografía necesita. Un ejemplo es que a mí me gusta trabajar con Swarovski, que ya lo hice para Chanel y es una cosa que también estará en el Ballet de Nueva York. Pues habrá que tener muy en cuenta aspectos como que no se les vaya a clavar en ninguna parte, que no les incomode, que no se pueda caer al suelo y se puedan pinchar los bailarines... Al final, por ejemplo, ahora mismo estamos trabajando con los primeros bailarines del ballet. El primer bailarín chino es el papel protagonista del Ballet de Nueva York y estamos trabajando con él, así que no puede haber ningún mínimo detalle que le pueda dañar o molestar durante su trabajo.

Que el vestuario está para completar y embellecer su trabajo pero no para entorpecerlo, vamos.

Efectivamente.

Además de las colecciones habituales, ha vestido a cantantes, a bailarines... ¿Para cuándo el cine?

Pues la verdad es que me encantaría. Pero no vale solo con que yo me lo plantee. Eso son proyectos que te tienen que ofrecer. A mí me encantaría trabajar para la ficción ya sea teatro, ópera, danza o cine. Me encanta, y sí que es verdad que a lo largo de mi carrera podría llegar. Yo creo que son cosas que están ahí abiertas, y sí que ha habido la oferta, que me han tentado por el cine, para hacer el vestuario para ciertas películas, pero de momento no es nada en lo que esté trabajando actualmente.

Pues vamos a lo que sí está haciendo. Vemos que no para de dar sorpresas agradables a sus seguidores, a su empresa... ¿Cuál va a ser la próxima? ¿En qué proyectos se encuentra metido ahora mismo?

Pues estamos a punto de lanzar una colaboración con una marcha internacional de deportes muy conocida por todos, que se lanza mundialmente, y que va a hacer que Palomo se abra y se conozca en mercados nuevos. Es una marca superpotente en Asia, en toda la parte de Estados Unidos, tiene, no sé, cientos de puntos físicos de venta, a donde Palomo cuesta que llegue y con esta colección pues vamos a llegar.

¿Ha dicho que la marca tiene algo que ver con un felino?

No, no lo he dicho, pero bueno...

¿Será de vestuario o de calzado o de las dos cosas?

Será de vestuario y de calzado, de las dos cosas. Es una colección completa, pequeñita, lo que se llama una cápsula, que se lanza ahora el 3 de septiembre y va a hacer que Palomo llegue a muchos puntos que no había llegado hasta ahora. Y, es algo muy positivo, porque la credibilidad de que marcas tan potentes como esta llamen a nuestra puerta, es muy importante.

Palomo Sapin

¿Para cuándo la próxima colección?

Este año no tendremos más desfiles. Hemos optado, por el momento, por hacer un desfile al año. Sí que presentaremos una colección cápsula de invierno en octubre, con una campaña de moda.

¿Se puede saber ya la temática en la que se centrará?

Aún estoy, como quien dice, buscando inspiración y observando en qué momento se encuentra nuestra marca y nuestro cliente. Tengo ideas, pero aún no está la historia del todo montada

¿Y el lugar donde se presentará y la fecha, lo tiene claro?

Nuestra intención es que el próximo desfile sea en la Semana de la Moda de Nueva York, en el mes de febrero.

Ha estado cinco temporadas en el programa de TVE ‘Maestros de la Costura’, que parece que por ahora no va a seguir, pero ¿qué ha supuesto esa experiencia?

Bueno, quisiera decir en primer lugar que ayer (por el lunes) me llamaron y por lo visto no es todavía un no rotundo al programa. Gran parte de lo que se ha dicho ha sido un bulo. Lo que sí sé es que este otoño no se va a hacer y yo te puedo decir que no sé si sigue siendo mi futuro o no. Porque la verdad es que yo me quiero dedicar en cuerpo y alma a mi marca y a todos los proyectos que surjan alrededor de ella. Yo me encuentro en muy buen momento. Pero de ‘Maestros de la Costura’ yo solo puedo hacer una lectura positiva. Es verdad que he descubierto un mundo que está alejado de mi realidad. No se parece a la forma que yo tengo de entender la moda, pero me ha ayudado mucho, me ha hecho un hombre, me ha dado unas tablas tremendas a la hora de comunicar. Han sido unos años preciosos en los que he aprendido un montón, sobre todo de cómo funciona el engranaje de una empresa enorme, de cómo un equipo tan grande, de una productora central que tiene un papel inspirador para todos. Eso me ha ayudado mucho a la hora de reflejarlo en mi empresa. Luego, por supuesto, he aprendido muchísimo de mis compañeros, de los tres, de Lorenzo (Caprile), María (Escoté) y Raquel (Sánchez Silva), cada uno con lo suyo. Era una gran familia y eso lo recordaré toda la vida.

¿Y qué cree que ha aportado el programa al mundo de la costura?

Bueno, creo que mucho. Al final ha reavivado un poco esas ganas de ponerte a coser en casa. Ya lo vimos durante la pandemia. Yo me encuentro a muchísima gente por la calle que me dice que han comprado una máquina de coser, que les encanta coser en casa. Creo que se ha recuperado ese gustillo por la máquina de coser en casa, por hacerte tus cosas, por arreglarte tu bajo, por customizar un poco tu ropa y andar con la aguja y el dedal, que era algo que se había perdido y ahora se ha reavivado mucho. Y creo que a la industria también le ha venido muy bien, porque ha llegado una cantera de profesionales que en el futuro serán los que trabajen en nuestros talleres.

Hasta hace poco se venía hablando de Palomo Spain como el joven diseñador, como la gran promesa de la moda española. ¿Esa etapa ha pasado ya? ¿Se consideras ya un diseñador consolidado, teniendo en cuenta lo difícil que es hacerse un espacio en la alta costura?

Hombre ya no soy el joven diseñador (se ríe). Ojalá. Sí que sigo considerando que estoy en el principio de mi carrera, como quien dice. Son seis años. El éxito hay que valorarlo, me podré dar por satisfecho cuando tenga 45 o 50 años (ahora tiene 30) y siga viviendo de lo mío y las cosas me vayan fenomenal. Pero sí que creo que tanto la marca como yo como diseñador sí que ha cogido cierto peso. Ya no me tengo que hacer el joven. Ya estoy algo más establecido y ahora es cuando viene la cosa difícil, que es mantenerse, seguir sorprendiendo y seguir inspirando después de tantos años. Cuando es algo nuevo, de una temporada, que no has visto antes, pues tiene mucho boom, pero lo difícil realmente es seguir. Como te digo, después de seis años y unas quince colecciones, el reto es que las colecciones sigan siendo novedosas, que sigan inspirando y emocionando a la gente de alguna manera.

En ese sentido ¿quién ha madurado más, Alejandro o su moda?

Pues yo creo que los dos a la vez. Indiscutiblemente mi moda es un reflejo de lo que yo soy y de cómo yo miro al mundo. Y siempre lo ha sido. Siempre hemos contado mi propia historia a través de las colecciones y, quieras o no, mi creación va avanzando según el momento en el que yo esté, el estado de ánimo con el que me encuentre o incluso las necesidades que tenga. Así que yo creo que hemos ido madurando los dos a la vez. De hecho, ya vimos en la última colección que iban los chicos vestidos con trajes de chaqueta, era una colección algo más seria, más cercana al mundo de los negocios, que al final, quieras o no, era un guiño también al momento en el que yo me encuentro actualmente, a mí mismo y a mi marca.

"Mi intención es que el próximo desfile sea en la Semana de la Moda de Nueva York"

decoration

En relación con ese mismo tema ¿en qué se diferencia Alejandro Gómez del creador Palomo Spain?

Bueno, yo creo que el creador y Alejandro no se diferencian tanto, del que sí se diferencia más es del personaje Palomo Spain, el que vemos en la tele siempre cargado de collares, llevando bolso y tacón, con una chaqueta y tan estirado, porque yo soy una persona bastante sencilla y de a pie. Yo estoy todos los días en Posadas, vestido más o menos normal y soy cercano a todo el mundo. La gente se sorprende mucho cuando me conoce en persona y ve que soy un chaval que va por la calle como si no pasara nada. Alejandro Gómez y Palomo Spain se diferencian bastante. Alejandro es una persona mucho más sencilla de lo que las apariencias puedan decir.

En relación con ese asunto quería preguntar una cosa muy de pueblo, muy cateta quizás. Te estás relacionando con personas de un renombre internacional importante. Esta semana pasada, para no ir más lejos, con Sara Jessica Parker, es amigo de Pedro Almodóvar... La gente se suele preguntar ¿Cómo son estas grandes estrellas fuera de los focos?

Pues fíjate que cuando más auténtico y más talento tiene una persona más sencilla es en las distancias cortas. Al final, no se nos puede olvidar que son personas y que todo el mundo quiere que se le trate con cierta normalidad. No dejan de ser alguien que está deseando poder sentarse tranquilo a tomar un vino y hablar de otras cosas o del trabajo, pero con la mayor naturalidad del mundo. En definitiva, que son gente como tú y como yo, pero que tienen un talento y ya está.

Siempre ha hablado del respaldo incondicional que le han dado sus padres. ¿Para usted, qué vale más al final de un desfile, el éxito mediático, los aplausos o la cara de satisfacción de sus padres?

Uf... Las dos cosas. La cara de satisfacción de mis padres es un orgullo tremendo y ver que han estado ahí apoyándome desde el principio y que pueden ver los frutos me hace muy feliz, pero ellos son casi más exigentes que la propia crítica que pueda recibir del sector o los medios.

Además, no tienen filtros a la hora de decir lo que tengan que decir.

Claro. A ellos, lo que yo haga en moda les va a encantar siempre. Ahora, que ellos a nivel exigencia personal y de trabajo te aseguro que son mucho más exigentes que nadie. Mi madre, que es la mujer más trabajadora que he conocido en la vida, es la que exige más, más y más. Yo puedo tener el talento, pero el nivel de trabajo que tiene ella es insuperable. Nunca se van a quedar conformes.

¿Si no hubiera vuelto a Posadas, cree que Palomo Spain sería el mismo?

Creo que Palomo Spain no existiría desde luego. No hubiera sido posible para nada. De hecho, no formaba parte de mi plan. Palomo Spain nace porque mi padre me dio la libertad para hacerlo y porque yo me vi con las ganas y las posibilidades en ese momento. Yo, viviendo en Londres como vivía, no hubiera podido montar una empresa ni en broma. De hecho, lo que hubiera hecho sería trabajar para otras personas. Antes de empezar con esto, yo ya estaba tanteando y haciendo pruebas para otra gente. Había hecho entrevistas para Inditex y para Bimba y Lola, por ejemplo, a la vez que estaba poniendo en marcha Palomo Spain. Fue casi por casualidad. Podía haber pasado de otra manera.

¿Dónde se ve en 10 o 15 años?

Pues mira, me veo dedicándome a la creación, diseñando libremente, en Posadas desde luego, teniendo a Posadas siempre como centro creativo y de referencia y a donde yo vaya a estar inspirado, a hacer las colecciones y a crear aquí este universo paralelo que siempre creamos, pero también creo que viviendo y moviéndome por muchos más sitios. Yo creo que Palomo debe tener también una base en Madrid, una oficina, un showroon a donde puedan venir los clientes. Me veo trabajando también parte del tiempo en un país fuera, ya sea Nueva York o París. Ojalá también me vea como director creativo de una gran marca de moda. Esas son algunas de las cosas que me gustaría poder hacer en la vida. H

Compartir el artículo

stats