Tomar la decisión de adoptar otro animal doméstico cuando ya tienes uno, es algo delicado ya que hay que tener muchos aspectos en cuenta. Si tienes un perro y has decidido meter un gato en casa, que no cunda el pánico.

Primero de todo, ten en cuenta que los gatos son animales algo más sensibles en cuanto a la salud, sobre todo a según que tipos de alimentos (estos son los 10 alimentos más tóxicos para tu gato que debes evitar darle) y que hay que cubrir sus necesidades de igual manera que tu otra mascota y quizá resulte más demandante.

Tendrás que cambiarle el agua a menudo y darle de comer siempre que lo necesite, como a tu perro pero, en este caso, debes peinarlo con frecuencia para evitar bolas de pelo, limpiar el arenero todos los días, comprarle un rascador... Para que lo hagas lo mejor posible, te recomendamos las 10 cosas que más gustan a los gatos y, sobre todo, las cosas que no les gustan y que debes evitar a toda costa.

Cómo introducir a tu gatito en casa si ya tienes un perro

Primero de todo y antes de dar el paso, tienes que valorar si a tu compañero le va a gustar la idea. Fíjate en cómo reacciona cuando os encontráis un felino por la calle y, por supuesto, si detectas algún rasgo de tensión en él o el instinto de cazarlo. Si, al contrario, muestra curiosidad o indiferencia, es un buen precedente.

Adoptar un cachorro de gato es mucho más recomendable que un felino que ya sea mayor, ya que se adaptarán mejor a la presencia de un perro. Asimismo, también dependerá de cómo sea su personalidad, ante la duda, pregúntale a los voluntarios de la asociación o la perrera.

Te recomendamos que instales un lugar aislado y cómodo antes de que el gatito se mude a tu casa, así podrá acostumbrarse a estar en tu hogar y podrás introducirlo poco a poco a tu perrito. Acostúmbrale a él también a esta zona y enséñale a que respete el lugar y explícale que, al menos al principio, no podrá acceder libremente. Hacer uso de las feromonas también es una opción, ponlas en su refugio para que pueda sentirse más cómodo cuando se instale allí y le reduzca el miedo o la ansiedad.

El momento clave

Te puede interesar:

Es muy importante que cuando les presentes, lo hagas de manera controlada y bajo supervisión, siempre paulatinamente y en un ambiente tranquilo. Lo mejor es que le vayas dando al perro cosas del gatito nuevo, por ejemplo, el trasportín en el que le traigas, un juguete o una manta. Si ves que alguno de ellos se pone nervioso, corta el encuentro. Es positivo que premies a ambos con chuches y palabras cariñosas si se acercan el uno al otro y no atacan.

Y sobre todo ten mucha paciencia, tus animales necesitarán un período de adaptación que puede durar varias semanas.