Una de las mayores preocupaciones de los dueños de gatos es que se escapen, tanto si vives en un piso como si tu casa tiene jardín o una terraza, es normal que tengas estas inquietudes. Los felinos son animales muy ágiles y grandes equilibristas, también son independientes, les encantan las alturas y tienden a ser muy valientes a la hora de asomarse para ver qué pasa a su alrededor.

Cuando las gatas están en época de celo, atraen a los machos con sus hormonas para que vengan a preñarlas, por eso es muy peligroso, primero, no castrar a los gatos y, segundo, dejar que tenga la libertad de marcharse cuando quiera. Poner una malla o una protección en los lugares donde pude marcharse es también responsabilidad social ya que, si tu gato no está castrado, puede hacer que aumenten las colonias urbanas, pero también puede meterse en peleas y que vuelva con heridas o podría, incluso, no volver.

Mucha gente piensa que no hay peligro ninguno en dejar las ventanas abiertas, sin embargo, cada año, más gatitos caen desde grandes alturas. Tanto, que los veterinarios lo han bautizado como "síndrome del gato paracaidista", haciendo referencia a los muchos felinos que acuden al veterinario de urgencia por caídas de más de 7 metros de altura.

Por todos estos motivos te recomendamos las mejores soluciones para evitar que cualquiera de estas situaciones ocurran.

Malla de protección

Las mallas para gatos de materiales flexibles son una muy buena opción para permitirle a los felinos algo más de libertad, de esta manera pueden subir al alféizar de la ventana y seguir con sus practicas típicas de vieja del visillo. Además, no quitan luz y te permiten ver el exterior de manera perfecta.

Existen empresas especializadas en instalar este tipo de redes en ventanas y balcones, sin embargo, si se te da bien el bricolaje, puedes hacerlo tu mismo. Solo tienes que hacerte con una red, comprar unos ganchos y un taladro. Tendrás que hacer los agujeros con un taladro en los marcos exteriores, poner los ganchos y fijar la red. Asegúrate de que está bien puesta para que no haya ningún sitio desde donde puedan salir.

Te puede interesar:

Mosquitera

Las mosquiteras también son una muy buena opción para poder abrir las ventanas, además, así tampoco entrarán ni moscas ni mosquitos. Las mejores son las que se instalan en el riel de la ventana, ya que si son adhesivas, el gatito podría arrancarlas o quitarlas. El único inconveniente es que no podrán aprovechar el alféizar de la ventana ni ver el exterior con tanta claridad.