Si tienes algún gato en casa, te habrás fijado en que, cuando corre o camina rápido, se le mueve la piel que tiene en el abdomen, cerca de las patas traseras. Esta es una especie de bolsa que cuelga llamada saco primordial.

La bolsa o saco primordial es un pellejo ubicado en la barriga, frente a las patas traseras, que cuelga y se mueve de forma pendular cuando lo hace el animal. De hecho, en las razas con más pelo no es tan fácil verlo como en los que lo tienen más corto. Este pellejo es, simplemente, un exceso de piel y grasa que se hereda genéticamente pero que hoy en día ha perdido su función debido a la domesticación de los felinos.

Aunque el cometido de esta ha perdido su sentido con el tiempo, este saco era una manera de almacenar grasa para tener energía en momentos en los que no encontraban alimento o no podían acceder a él. Este también servía de protección en peleas y les aporta, por otro lado, agilidad, rapidez y sigilo. Esto es porque la elasticidad que tienen en el abdomen les ayuda a saltar mejor, agazaparse o esconderse de forma más silenciosa.

Este saco proviene de los gatos salvajes, por eso los que vemos en la calle lo tienen más desarrollado, ya que deben enfrentarse a situaciones de supervivencia que no conocen los domésticos.

Te puede interesar:

Algunos aspectos que debes tener en cuenta es que no es una parte sensible y no se harán daño en ella ni les resultará problemática. Además, no supone un impedimento para la higiene aunque debemos revisarle la piel de vez en cuando si es un gato con acceso a la calle.

Por otro lado, es necesario aclarar que no es sobrepeso ya que en ese caso, la barriga es redondeada y de mayor tamaño, además no se moverá como un péndulo como sí lo hace la bolsa.