Se conoce que los gatos son un tipo de animal doméstico muy independiente que va a su aire, hace lo que quiere y no echa cuentas a su dueño. Esto puede ocurrir pero no tiene por qué ser así siempre, hay razas de felinos que son muy cariñosas y que te darán momentos muy amorosos.

Los gatitos son curiosos, inteligentes y sociables y, algunos pueden llegar a ser más cariñosos que los perros, sin embargo, cada gato es un mundo, habrá algunos que no te harán ni caso y otros que te sigan hasta la ducha, todo dependerá del carácter, de su educación y, en parte, de la raza.

Ten en cuenta que, cuando adoptas a un gatito, hay muchas cosas a tener en cuenta como los alimentos prohibidos, las cosas que odian y que no deberías hacer bajo ninguna circunstancia o lo que más les gusta hacer. Por este motivo, te recomendamos nuestra sección de gatos para que te informes lo máximo posible sobre cómo cubrir sus necesidades para que estén en las mejores condiciones posibles. Además, te explicamos también, cómo introducir un gatito en tu casa si ya tienes un perro.

  • Ragdoll: este nombre significa, literalmente, muñeca de trapo y hace referencia a la capacidad de los felinos de quedarse en los brazos de quien lo coja y relajarse completamente. Son muy mansos, afables y no les gusta quedarse solos.
  • Maine coon: este tipo de gatitos son de gran tamaño y son tan cariñosos que escogerán a su persona favorita. Además son muy sociables, sobre todo con los niños. Se llevan bien con cualquier tipo de animal.

Te puede interesar:

  • Persa: este tipo de felinos son muy tranquilos y siempre necesitan una zona de relax en casa. Son muy cariñosos, algo perezosos y demandan mucho cariño. Se llevan bien con otros gatos, les encanta que les cepilles el pelo y le acaricies, además, es uno de los gatos más dulces.
  • Gato exótico: esta raza de felino suele ser muy apegada y no les gusta quedarse solos. Son mansos, dulces y pueden vivir con otras mascotas, incluso perritos.
  • Siamés: estos son muy juguetones y cariñosos con las personas con las que comparte hogar. Además, resultan perfectos para las familias, ya que tienen mucha paciencia con los niños. Son inteligentes, tiernos y les encanta maullar para comunicarse contigo.