Adoptar un animal de compañía supone una responsabilidad muy grande ya que son seres que van a darte muchísimo amor y compañía pero necesitan unos cuidados básicos al ser animales domésticos. Los felinos, concretamente, con excelentes compañeros y debemos tratarlos como se merecen. (Las 10 cosas que más gustan a los gatos)

Lo principal es darle de comer y beber cuando lo necesite, darle la máxima comodidad posible, llevarle al veterinario siempre que sea necesario y evitarle el miedo o el estrés, además de darle libertad de expresarse. Además de esto, que sólo cubriría sus necesidades básicas, debes evitar hacer lo siguiente:

1. Castigarle o reñirle

Cuando convives con un gato, sobre todo si nunca lo has hecho, es normal que haya cosas que te irriten o te resulten molestas pero debes tener paciencia. Los castigos están totalmente contraindicados con los felinos porque no entienden el motivo de tu enfado y se convierte en algo innecesario. Esto lleva, en muchas ocasiones, a que empiecen a desconfiar de ti e incluso, que muestren rechazo y desarrollen problemas de conducta.

2. Darle comida inapropiada

Las recomendaciones sobre alimentación en los gatos es muy clara ya que son animales algo más delicados y no debes darle comida que esté contraindicada como chocolate, galletas, algunas frutas y verduras. Debes informarte debidamente para evitar que ingiera cualquiera de estos alimentos ya que puede ser muy perjudicial para su salud.

3. No respetar sus límites

No respetar los límites de tu mejor amigo puede provocar que te rechacen. Debemos observar el lenguaje corporal de los gatos y si, por ejemplo, ves que se aleja cuando le das caricias, deja de hacerlo, seguramente le estarás molestando.

4. Humanizarlo

No debes tratar a tu felino como un humano, ellos tienen sus costumbres, conductas y lenguaje propio. Si quieres que sea feliz, no pretendas eliminar esas conducta que quizá no te gustan pero que contradicen su naturaleza. Haz de tu casa un lugar acogedor para él, intentando que sea lo más adecuado para su forma de vida.

5. No educarle

Relacionada con la anterior y siguiendo la premisa de "no castigar", debes educar a tu gato. El refuerzo positivo es lo más efectivo para ellos. Cuando esté tranquilo y no haga cosas que "son malas" o molestas para ti, prémiale con una de sus chuches. Tienes que reforzar los comportamientos positivos porque, si le riñes, solo provocarás que te coja miedo y no aprenda nada.

6. No prestarle suficiente atención

Los felinos son animales sociales, juguetones y necesitan realizar ejercicio de forma diaria, por eso es importante que le dediques tiempo a tu gato para que no se aburra ni deprima. Realizar actividades que le estimulen cognitiva y físicamente forma parte de los cuidados básicos de un gatito.

7. Fumar a su lado

Debes evitar a toda costa fumar cerca de tu minino porque provocarás que se convierta en un fumador pasivo y puede ser extremadamente perjudicial para sus pulmones acarreándole serios problemas de salud. Todas las partículas tóxicas del tabaco, además de inhalarlas, se adhieren a su pelaje y las ingerirá cuando se acicale.

8. Exponerle a ruidos muy fuertes

Los gatos tienen una audición muy aguda y es muy estresante para ellos estar, constantemente, expuestos a ruidos fuertes y molestos. No es para nada aconsejable, por la misma razón, que tu gatito lleve collares con cascabeles ya que puede producirle sordera a largo plazo.

9. Divertirte haciendo que lo pasen mal

Los gatos tienen reacciones muy graciosas a diversas cosas pero, si es a costa de asustarles, haciéndoles daño o molestándoles, deberías dejar de hacerlo. Son animales muy sensibles que no merecen ser tratados de esa manera. Por ejemplo, evita a toda costa jugar con ellos con un puntero láser, les provoca ansiedad y frustración por no ser capaces de cogerlo nunca.

10. Vestirle

Como hablábamos, no es necesario humanizar a tu gato ni es para nada beneficioso. Estos le suelen limitar la movilidad y pueden llegar a presentar problemas de piel o engancharse a algún lugar y hacerse daño.