Nuestros mejores amigos son mucho más sensibles que nosotros a las altas temperaturas y ahora que se acerca una ola de calor, es muy importante vigilar a los perros y gatos durante los meses de verano. El golpe de calor es el nombre común con el que nos referimos a la subida de temperatura corporal. Hay que tener en cuenta que los perros no sudan y que por eso eliminan el calor a través del jadeo, el sudor de las almohadillas de los pies en contacto con superficies frías y las zonas con poco pelo como el abdomen.

La temperatura normal de los canes es de 38/39 grados y puede aumentar hasta 3 o 4 grados debido a esto. Por eso, compartimos los síntomas, remedios, prevenciones y factores de riesgo que tienen nuestras mascotas para sufrir un golpe de calor:

¿Cuáles son los síntomas?

Si tu perro está sufriendo un golpe de calor, los primeros síntomas que verás serán:

  • Respiración muy rápida y forzada
  • Dificultad de movimiento
  • Tambaleo
  • Alteración de la salivación
  • Lengua y mucosas azules

Los efectos pueden ser temporales o permanentes y un incidente puede llevar a la muerte del animal. Si presenta estos síntomas, lo más importante es llevarlo al veterinario inmediatamente.

Los perros pueden refrescarse en el agua para bajar su temperatura corporal INGIMAGE

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

Si nuestro perro sufre un golpe de calor, es necesario que nos calmemos y actuemos de forma eficiente y con rapidez. Lo primero que tendríamos que hacer es contactar con nuestro veterinario e informarle de la situación. Una primera medida de auxilio es conseguir que la temperatura corporal baje poco a poco, sin un cambio brusco. No es recomendable cubrir el animal con toallas, ni someterlo a medidas extremas (baños en agua fría, utilización de hielo) y seguir en todo momento las indicaciones del veterinario. Se le puede mojar con agua, pero ésta no debe ser ni fría ni caliente. Se puede proporcionar agua para que el perro pueda beber, pero sin precipitarse. No debe beber ni grandes cantidades ni demasiado rápido.

¿Cómo evitarlo?

Hay varios consejos y precauciones que son vitales para evitar que nuestro animalito se encuentre en una situación peligrosa:

  • Dejar siempre agua fresca accesible a nuestros animales
  • Dejarles en espacios amplios y ventilados, y con sombra
  • Dar a comer a primera o última hora del día, especialmente en horas de mucho calor o después de pasear o hacer esfuerzos
  • Sacarlos a pasear a primera o última hora del día, evitando las horas calurosas
  • Evitar que hagan ejercicio brusco o intenso
  • No dejarlo nunca dentro del coche

¿Cuáles son los factores de riesgo para que ocurra?

  • Los más jóvenes o los más viejos son más propensos
  • Los que tienen enfermedades respiratorias o cardíacas (por ejemplo, arritmias)
  • Los de raza braquicéfala (bulldogs, boxers, carlistas, persas, pequineses…)
  • Los animales obesos
  • Los de piel oscura
  • Si acaban de comer
  • Hacerles hacer ejercicio durante las horas de calor o bien cuando los animales están muy nerviosos