16 de diciembre de 2018
16.12.2018
mascotas
Pensamientos animalistas

¿Sonríen los animales?

16.12.2018 | 02:45
¿Sonríen los animales?

Las emociones generan consecuencias a nivel gestual debido a las reacciones que provocan en nuestros músculos faciales. Y la energía que desprende dicha emoción transformada en movimiento, provoca también sensaciones en el receptor. Puesto que los animales sienten emociones, estas también se ven reflejadas en su rostro. Por ello, podemos afirmar que efectivamente los animales sonríen. De la misma forma que expresan, principalmente a través de su mirada, emociones negativas como la tristeza o el miedo. Por eso, es habitual ver a un perro por ejemplo, corriendo feliz en una foto en la que claramente se aprecia una sonrisa en su cara. Pero también por el contrario, podemos percibir la tristeza y la pena infinita de un animal, encerrado en la jaula de una perrera tras ser abandonado.

Todo esto tiene una aplicación que va mucho más allá del mero aspecto superficial, de lo que nos transmite un animal a través de su cara. Este hecho nos está indicando que los animales poseen la capacidad de sentir y expresar emociones (aún existe gente que lo duda€), tanto positivas como negativas, y que nuestras acciones tienen una importante repercusión a nivel psicológico en este sentido sobre ellos. Los animales sienten, sufren y celebran cada momento de su vida cuando están bien. Y no solamente sonríen, sino que además la emoción que expresa un animal es la más pura y limpia que existe, puesto que para ellos no existe el fenómeno llamado deseabilidad social. Esto sucede cuando los humanos queremos transmitir algo que no es real, porque creemos que es lo aceptado socialmente, es decir, porque los demás lo esperan de nosotros. Los animales a diferencia de nosotros, lo que sienten lo expresan sin ningún tipo de filtro condicionado por lo que los demás puedan pensar, por lo tanto es una emoción totalmente sincera.

Si ves a un animal sonreír comparte su alegría pues es afortunado por ser feliz. Pero si ves una mirada triste y asustada ayúdale a cambiarla, porque ningún animal merece sentirse así.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook