Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crítica de Monegal: falta entrevistar al emérito: ¿con Motos o con la Griso?

Pablo Motos, el regio Latre, y Griso (Antena 3).

Comentaba Susanna Griso en ‘El hormiguero’ (A-3) la buena relación que mantiene con Juan Carlos I, al parecer una fluidez comunicativa habitual, por teléfono o whatsapp. Y Pablo Motos asentía. Efectivamente es así.

Recordaron, por ejemplo, ese momento, reciente, cuando Juan Carlos se comunicó directamente con Susanna –mientras ella estaba presentando ‘Espejo público’– para puntualizar lo de Piqué y ese asunto del traslado de la Supercopa a Arabia Saudí. Ocurrió exactamente el pasado 19 de abril. Algunos lo consideraron un gran ‘scoop’ o primicia.

Y en ese clima estaban, saboreando esta campechanía periodística entre Susanna y Juan Carlos, cuando Motos cayó en la cuenta de que aquí lo que falta es una buena entrevista con este tremendo monarca, errante y dimitido. Y especulaban con humorismo a quién de ellos dos elegiría el emérito para ser entrevistado.

Hombre, estoy de acuerdo: una buena entrevista televisiva a Juan Carlos sería la pera. Con buenas preguntas, bien documentadas, y mejores repreguntas, sería un bombazo. Lo que no nos han contado es por qué esta entrevista es imposible. Puede que el emérito no quiera, o se haga el remolón, eso no lo discuto. Pero, sobre todo, los que no lo permitirían nunca son los del ‘apparat’ monárquico, jurídico y político, las fuerzas vivas aquí y ahora establecidas. Y naturalmente ya se encargarían de persuadir a los imperios televisivos –caso de que hubiera alguno dispuesto a emitirla– alegando altas razones de Estado y cositas así.

Puestos a imaginar esta entrevista imposible faltaría por saber quién de los dos la haría. Por audiencia, Motos le da sopas con onda a la Griso. ‘El hormiguero’ lleva una media de casi el 16% de cuota de pantalla, y 2,5 millones de espectadores fijos. ‘Espejo público’ está en un 13,7% y y 400.000 adictos. Otra ventaja de Motos es que le podría montar a Juan Carlos una performance marinera, una reproducción del Bribón en el plató, y las hormigas desparramadas sobre cubierta, en biquini. Alegría. infantilismo y espuma, la fórmula que este programa con tanto éxito ha conseguido.

¡Ah! El emérito se lo pasaría pipa. Por si acaso ya realizaron un ensayo allí mismo con Carlos Latre clonando al Rey dimitido. ¡Ah! Latre nos decía «Españoles, haced la Declaración de la Renta» pero cuando remataba exclamando «¡Hacienda somos todos!» no podía concluir la frase porque se partía de risa.

Compartir el artículo

stats