Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barcelona

Tuset confidencial: todo sobre la calle donde Piqué revienta la noche

La arteria, de solo 300 metros, es un 'escape room' de puertas batientes para famosos y un nicho de lujo en pleno Upper Diagonal

Gerard Piqué, un asiduo de la calle Tuset de Barcelona. SARA MARTÍNEZ

Los ecos de música yeyé sedimentan en trotes de reggaeton. Los artistas, intelectuales, creativos y fotógrafos del viejo Tuset barcelonés sesentero han dado hoy paso a deportistas multimillonarios, ejecutivos sibaritas, 'cripto-users' internacionales y abogados 'first class'. Pero la calle Tuset de la Ciudad Condal, a su manera, sigue siendo divina.

Más de cuatro décadas después de la época dorada de la 'gauche divine', sus 300 metros conservan la aureola de lugar mítico. Aunque los tiempos han cambiado. Aquel oasis contracultural de los años 70 es hoy día el coto de ocio de famosos, 'influencers' y futbolistas como Gerard Piqué, habitual de los clubs y restaurantes de la zona.

Estos días, la arteria vuelve a estar en boca de todo el mundo porque allí se ha fraguado la noticia del corazón del año: la relación de Piqué con una joven que ha desencadenado la ruptura oficial con Shakira

El corredor diurno

Pero la calle también madruga. Y el bullicio amanece con el día. El quiosco de la esquina con Travessera de Gràcia ha limitado sus horarios, pero desde primera hora puede verse tráfico de gente entrando y saliendo del cajero, o desayunando en la vecina terraza de Creps Barcelona.

En bares cercanos como el popular Anahuac Barcelona lucen tipos con americana, Rolex y zapatos lustrosos. La mayoría de edificios de la calle acogen en sus pisos superiores despachos de abogados y empresas de publicidad, aunque también encontramos un 'coworking' sanitario y compañías cosméticas. El alquiler medio en esta calle ronda ahora los 3.000 euros. Y el partido más votado en Tuset en las últimas municipales fue Ciudadanos.

"El partido más votado en las últimas municipales fue Ciudadanos"

decoration

Situado en la sexta planta de un edificio con aires de brutalismo arquitectónico, Contrapunto BBDO es una agencia de creatividad que sigue atesorando la vieja inspiración de Tuset. Heredera de la clásica Tiempo BBDO, fundada en 1960 y popular por campañas como las de Freixenet creadas por el mítico Leopoldo Pomés, la agencia amanece con un ideario nuevo que conecta con el pulso de la calle, hecho de ideas líquidas y propósitos sociales. Sus oficinas son historia viva de Barcelona. Allí se cruzan a diario 'influencers', ilustradores, realizadores, 'startups' tecnológicas, oenegés y famosos que forman parte de una campaña.

El pasaje Arcàdia, donde se reunía Lola Flores con su corte barcelonesa, sigue siendo una república independiente del mundo

decoration

Avanzada la mañana, los dos pasajes que vinculan la calle con sus paralelas aparecen más transitados. El pasaje David lleva a Aribau. Estas galerías, que hoy acogen un gran supermercado y varios comercios, se conocían como Drugstore Tuset. Están ubicadas en un edificio de aspecto neoclásico, cuya historia se remonta a principios del siglo XX.

En la acera de enfrente, el pasaje Arcàdia, que en su tiempo albergaba el Stork Club, lugar de reunión de Lola Flores con su corte barcelonesa, sigue representando una república independiente del mundo y un tránsito de reverberaciones retro. Caras relativamente nuevas en la zona como A Vocados, Tento y La Burguesa sirven sus manjares sin parar. A la luz del día, sorprende ver en esta calle un Macxipa con un gran rótulo de 24 horas presidiendo su letrero.

Si hay un local donde cuesta encontrar sitio, ese es el restaurante Honest Greens

decoration

Misterios aparte -a los que volveremos más tarde- y afinando los sentidos, aquí se pueden encontrar menús de mediodía más accesibles, como el del japonés Enrrollao o el Nogg. Eso sí: si hay un local donde cuesta encontrar sitio, ese es Honest Greens. Este restaurante de comida saludable atrae a infinidad de modernos y turistas gracias a su selvático local hecho de muebles reciclados y su propuesta de 'comida real' y cocina de proximidad. 

De la baronesa Thyssen a Artur Mas

Por la tarde, y con la caída del sol llega el copeo con tapeo. Locales como 4 Latas y Ajoblanco se ponen a reventar. Hasta última hora de la tarde siguen en marcha comercios como la mítica peluquería Iranzo, un negocio de sillones de masaje y la gran tienda de muebles Habitat, ubicada en un imponente edificio de tribunas semicirculares en la esquina con Diagonal. Creada en los años 60 por el diseñador inglés Terence Conran, su elegante repertorio de elementos del hogar hechos de materiales bioéticos cuenta entre sus clientes a la baronesa Thyssen y Artur Mas (vecino de la calle).

Sin duda, hoy pocos recuerdan que esta calle llegó a llamarse 'Tuset Street' porque quienes alternaban por aquí hace medio siglo se miraban en el espejo de la londinense Carnaby Street, cuna del 'swining London'. Es cierto: ya no quedan hijos de la burguesía con tentaciones románticas y revolucionarias, pero las caras guapas siguen ahí. Sobre sus aceras sigue planeando un hervidero de actividad comercial, hedonismo de clase alta y ocio nocturno enfebrecido. Las noches de Bocaccio han devenido madrugadas de Bling Bling.

Una noche en el Bling Bling, en el 8-10 de Tuset.

Que vienen los 'erasmus'

Para un alma despistada, atravesar esta calle pasada la medianoche de un miércoles puede deparar alguna escena tipo 'miedo y asco en Tuset'. Diseminados por las aceras, infinitos grupos de jóvenes miccionan sobre árboles y persianas, mientras alguna chica emerge de una discoteca con su lujoso vestido cubierto de vómito.

La gran triunfadora de la noche es la selecta discoteca Bling Bling, una pasarela de gente guapa

decoration

Desde la playa, los promotores atraen a los 'erasmus' hasta Sutton Club Barcelona con la fórmula de barra libre de las 17 horas a medianoche por 40 euros. Así se resuelve el enigma del MacXipa 24 horas, que no cesa de servir bocadillos y pastas de madrugada a los postadolescentes. Los jueves llegan más universitarios a este primigenio templo del ocio potenciado por música pop álgida. El fin de semana el club busca un trazo más fino: se exige vestimenta clásica y sube la media de edad. Es cuando puede verse a algún cliente 'top' usando sus cajeros de criptomonedas.

Justo al lado, Gatsby Barcelona propone un viaje en el tiempo que va más allá de la época de la 'gauche divine'. Este restaurante evoca el Nueva York de los años 20 del siglo pasado, con un local inspirado por los antiguos 'speakeasy', elevado a la enésima por sus cenas-espectáculo. Hay un código de vestimenta elegante para garantizar el ambiente glamuroso. Sin embargo, la gran triunfadora de la noche en Tuset es la selecta discoteca Bling Bling, una pasarela de gente guapa desde su permanente cola en la calle hasta sus numerosas pistas de baile y sus salas VIP por donde se escurren secretamente deportistas multimillonarios y corren botellas de Dom Pérignon Rosé de 1.500 euros. 

Rauw Alejandro, Shakira y Piqué son habituales de los reservados de Feroz Barcelona

decoration

Los otros dos grandes vértices nocturnos son Feroz Barcelona y la atribulada coctelería La Traviesa Tuset. Como sabrán, este cóctel bar de aires pícaros está en el epicentro de los chismes sobre la 'amiga' de Piqué. El nombre de este desenfadado local ha ido de perlas a innumerables periodistas del cotilleo, pero no: la chica no es camarera de La Traviesa.

Feroz, por su parte, deslumbra por su cocina de mercado y sus elegantes salones retro. Su éxito orbita en torno al momento en que las servilletas de cóctel sustituyen a los platos de gambas y de caviar iraní. De noche se convierte en un exclusivo club frecuentado por VIPs. El DJ agita el ambiente y las puertas baten sigilosamente para acoger a empresarios, músicos y futbolistas. Pese a la discreción de su personal, en Tuset se sabe que figuras como Rauw Alejandro, Shakira y Piqué son habituales en sus reservados

Lejos queda aquella nocturnidad simbolizada por Oriol Regàs. Hoy día Tuset es un 'escape room' de puertas batientes para famosos y un nicho de lujo en pleno Upper Diagonal. Noches memorables, y nada que recordar. Que les pregunten a las trabajadoras de MacXipan.

Compartir el artículo

stats