En los últimos años, se ha detectado un aumento de infestación por pececillos de plata, un insecto ágil cuyo nombre deriva del brillo gris metálico de su cuerpo. Tener un conocimiento detallado de la especie, así como de su ciclo y estilo de vida, nos pueden conducir a un mayor éxito del tratamiento.

Conocido científicamente como Lepisma saccharina, mide entre 10 y 15 mm de longitud y principalmente su actividad es nocturna. Habita en espacios con humedad elevada, como por ejemplo baños y aseos, y es más molesto que peligroso, aunque ocasionalmente puede causar daños en los alimentos, pudiendo acarrear más problemas como los ácaros o la aparición de nuevos insectos. Por eso, debes buscar la solución rápida para acabar con ellos.

Se encuentra casi exclusivamente en edificios y requiere una temperatura mínima de 20º para desarrollarse, pudiendo vivir hasta siete y ocho años. Los pececillos de plata pueden correr rápido y son buenos escaladores. Pueden recorrer largas distancias en busca de alimento y cuando la encuentran permanecen cerca. Pasan la mayor parte del tiempo escondiéndose en el interior de sus fuentes de alimento o entre ellas.

Los pececillos de plata necesitan cantidades de alimento muy pequeñas. Sobre todo hidratos de carbono y proteínas como pegamento, papel de pared, pintura, ropa, libros, alimentos derramados o insectos muertos. Como medidas de prevención es importante verificar si hay restos de alimentos, mantenerlos en recipientes herméticos, así como reducir la humedad y reparar cualquier fuga en tuberías que propicien mayor humedad. Para una correcta inspección se debe verificar si existen marcas en los alimentos, presencias de manchas, escamas o heces, poniendo especial atención en dormitorios, baños, altillos, techos, garajes o aislamientos.

En el mercado existen trampas de monitoreo para pececillos de plata, aunque también es posible fabricar una casera. Para ello debemos usar un recipiente de cristal o de vidrio y envolver el exterior con cinta adhesiva de papel. Podemos colocar un trozo de pan en el fondo del vaso. El pececillo de plata subirá, pero no podrá volver a salir por ser el vidrio demasiado resbaladizo. Es mejor colocar las trampas por la noche cuando son más activos.

Y te estarás preguntando... Si ya lo tengo en casa, ¿qué es lo que tengo que hacer para eliminarlo? Es fundamental que el espacio de la casa donde aparece el 'pececillo de plata' tenga una buena y constante ventilación. Consejos para evitar, una vez aparece, que su 'estancia' se prolongue demasiado.

Te puede interesar:

Remedios para evitar las plagas de insectos en casa

  • Revisa la ventilación constante de tu casa
  • Evita la humedad, sobre todo en el baño. Si acabas de ducharte, abre la puerta y las ventanas
  • Sella las grietas del suelo en las baldosas con cemento, no con silicona (se la comen y les vale como alimento)
  • Desinfecta con lejía o con agua y amoniaco
  • Rocía con alcohol etílico la zona en la que has encontrado al insecto
  • Utiliza en las juntas ácido bórico (cuidado con este producto si tienes mascotas)
  • Tierra de diatomeas: espárcela por la zona y cuando el insecto se acerque a la misma se secará, matándolo