Mantener limpia la lavadora es una tarea un tanto desconocida y es que para muchos es toda una incógnita.

Es normal que, al ser un electrodoméstico cuya función es limpiar, pienses que se mantiene limpia por estar en contacto con agua y jabón. Sin embargo, es todo lo contrario.

La lavadora atrapa toda la suciedad de la ropa que echamos a lavar y se une a al detergente y suavizante que utilizamos para limpiar y perfumar las prendas, creando mugre. Por eso, es de lo más normal que este electrodoméstico necesite una buena limpieza.

Una de las partes más importantes y la que menos se tiene en cuenta es la goma de la lavadora, que también hay que limpiar. Que se mantenga en buen estado, ayudará a que el electrodoméstico funcione mejor y la ropa huela mejor aún.

Limpiarla es sencillo, por eso te compartimos estos trucos y consejos para dejarla como nueva. Aun así, no debemos olvidar lavar el electrodoméstico de manera general y, aunque es muy fácil, es fundamental deshacerse de la cal, la suciedad y los restos de jabón que se acumulan en él.

Lo más fácil y eficaz es utilizar un producto económico que todos tenemos en casa: el vinagre. Esta es la manera de la que lo han hecho siempre nuestros familiares más mayores que han crecido con una limpieza más tradicional y no tan moderna con los cientos de productos que tenemos hoy en día. Por eso, mismo sus lavadoras han funcionado durante décadas sin romperse.

Limpiar la lavadora

A la hora de eliminar la suciedad de la lavadora y limpiarla a fondo, solo debes añadir una botella de dos litros de vinagre de vino, de manzana o de limpieza a tu cesta de la compra. Cuando llegues a casa y te pongas manos a la obra, tendrás que echarlo entero tanto en el tambor como en los cajetines donde se coloca el detergente y el suavizante. Seguidamente, programa un ciclo de lavado medio y deja que el vinagre haga su trabajo. Lo que se conseguirá con este producto es eliminar la cal, quitar el jabón, queda de anteriores lavados y la desinfectará en general.

De esta manera no será necesario enjuagarla, ya que se encargará la propia lavadora y quedará perfecta. Cuando acabe, puedes meter tus prendas y lavarlas sin ningún problema.

Como detalle añadido, antes de llevar a cabo este truco puedes sacar el cajetín y fregarlo con un estropajo empapado de vinagre y lavavajillas, de esta manera podrás eliminar gran parte de la suciedad. Incluso, puedes sacar el filtro que hay en la parte baja del electrodoméstico, que es donde se almacenan todas las cosas sólidas que recoge la lavadora, como puede ser un botón, una moneda, un anillo. Con este gesto, tendrás una lavadora como nueva para poder seguir utilizándola durante varios meses.

Es importante que lo mantengas y la limpies cada seis meses, aunque esto dependerá de la cantidad de lavados que hagas a la semana y la dureza del agua de tu localidad, cuanta más cal, antes tendrás que limpiarla de nuevo.