Es probable que, mínimo una vez al año, te dé un ataque de limpieza en el que quieres dejar cada rincón de tu casa reluciente y tirar todo lo que no usas para hacer espacio. Y, aunque no te apetezca, suele ser uno de los propósitos de muchas personas sobre todo cuando se acerca el final de año.

Aunque suponga un gran esfuerzo, cuando ya está toda la casa limpia y ordenada, sentirás una paz y una felicidad que vale totalmente la pena.

Por ese motivo, te presentamos el Oosouji, una antigua disciplina que proviene de Japón y que propone desprenderse del pasado y mirar al futuro, entendiendo la limpieza como un componente sanador a nivel espiritual.

¿Cómo prepararse para llevarlo a cabo?

Debes tener en cuenta varias cosas antes de lazarte a utilizar este método, sobre todo teniendo en cuenta que te llevará varias horas y que tendrás que reservar un día entero para llevar a cabo la tarea. Te recomendamos, también, tener a mano los productos que vayas a utilizar como pueden ser bolsas de basura, lejía, limpiador multiusos, etiquetas para organizar, cajas... También te recomendamos abrir las ventanas de la casa para que se recicle el aire de manera que se respire un ambiente fresco y purificado.

Es importante elegir una estancia de la casa y comenzar a limpiarla de inicio a fin, sin pasar de un lado al otro y perder el orden. Te recomendamos, por otro lado, que el móvil esté en modo avión o silenciado ya que debes estar centrado en tu cometido y alejarte del resto del mundo por unas horas. Lo ideal es empezar a primera hora de la mañana, cuando la mente está más despejada y centrada. Si lo prefieres, puedes poner música, pero que no te distraiga demasiado.

Por último, y aunque sea el paso más complicado, tienes que deshacerte de los objetos, ropa... que no utilices tirándolos o donándolos, de forma que hagas espacio para nuevas pertenencias o simplemente para organizar. Limpiar a fondo es también es imprescindible: aspira el polvo, limpia los armarios y cajones, las partes superiores de los armarios, mueve los muebles...

¿Cómo llevar a cabo la limpieza?

De arriba abajo

Siempre debe empezarse a limpiar desde la parte superior: techos, paredes, quitar el polvo de los muebles... Luego es momento de aspirar, barrer o fregar. Se debe empezar a limpiar desde la parte superior: cubrir los techos, limpiar paredes, quitar el polvo de los muebles... Luego, aspira o barre y friega.

Seguir el recorrido de las agujas del reloj a la hora de limpiar una habitación

El orden de limpieza debe empezar y acabar en un mismo punto, de manera que se cree un círculo o un cuadrado y quede todo reluciente.

Utilizar cajas para aquellos objetos que ya no son útiles

Es importante desprenderse de las cosas de las que ya no podemos sacar provecho. Las cajas serán bien recibidas en centros de beneficencia, porque donar es un acto de fe, un gesto bondadoso que puede hacernos sentir mejor.

Utilizar bolsas para la basura

Tener siempre bolsas de basura a mano para tirar todo lo que no necesites y de lo que te quieras deshacer para tirarlo todo cuando acabes de limpiar.

Arreglar el hogar

Sustituir cosas en mal estado como muebles, bombillas fundidas, entre otros es importante para deshacerse de los desperfectos que nos recuerdan al pasado de forma negativa y afectan a nuestro ánimo.

Cada miembro de la familia, implicado

Para llevar a cabo una tarea tan importante como esta, es necesario que todos los miembros de la unidad doméstica participen y aporten su granito de arena. Si cada uno limpia, organiza y revisa sus pertenencias, será mucho más rápido y sencillo decir adiós a lo viejo y dar la bienvenida a lo nuevo.

Paga deudas y facturas

Zanjar todo aquello que tengamos pendiente también forma parte del Oosouji como pagar deudas y facturas para solucionar todo lo que esté sin terminar.