La cocina es una de las partes del hogar que más trabajo nos cuesta tener limpia y reluciente, debido a que es donde más suciedad y grasa se acumula.

Es muy común que, después de una larga jornada laboral, lo que menos nos apetezca sea llegar a casa y ponernos a limpiar, especialmente después de la cena.

Los electrodomésticos como la nevera, el horno o el lavavajillas son algunos de los que que más grasa se acumulan e incluso también sucede en otros que, aunque a priori parezcan menos accesibles para la suciedad, se hacen con ellos como es la campana extractora. Algunos de estos aparatos de uso doméstico son de acero inoxidable y es ahí donde surge la duda. ¿Cómo se deben limpiar¿Hay algún truco? La respuesta es sí, y no tienes que recurrir a los productos químicos que se venden en los supermercados.

Muchas veces, la solución está en los "ingredientes" que todos tenemos en casa y con los que podemos hacer el mejor limpiador por un precio muy económico. Los resultados son, según los que lo han probado, espectaculares.

El principal aliado para limpiar estos electrodomésticos de acero inoxidable es el vinagre blanco, que tiene múltiples usos en la limpieza del hogar. En concreto, hay que hacer una mezcla de agua y vinagre blanco en la misma cantidad y ponerla en un pulverizador. Después, echa esta "pócima casera" sobre la superficie a limpiar y pasa una bayeta de microfibra, el producto milagroso que arrasa en ventas en los supermercados. Estas bayetas sirven para todo: tanto para dejar unos cristales relucientes como para utilizarlas en el baño o en la cocina.

Otro truco de limpieza que puedes utilizar en el acero inoxidable requiere los siguientes productos: maicena, bicarbonato de socio, jabón líquido y aceite de girasol u oliva. Para realizar esta mezcla hay que añadir en un recipiente dos cucharadas de maicena, una de bicarbonato de sodio y tres cucharadas de aceite de girasol u oliva. Después, agrega, poco a poco, agua y jabón líquido para platos en pequeñas cantidades hasta que consigas una mezcla líquida pero espesa.

El truco casero para limpiar el acero inoxidable. ShutterStock

Esta "pócima casera de limpieza" se debe aplicar sobre la superficie que se quiere limpiar con una esponja. Un consejo: debes mezclar de nuevo antes de utilizarla para que la maicena no se quede en el fondo del recipiente.

Una vez que se seque la mezcla sobre el acero inoxidable, emplea un trapo húmedo y bien escurrido para retirar la suciedad. Por último, utiliza una bayeta de microfibra limpia y seca para dar brillo al electrodoméstico.

Trucos de limpieza

Recuerda que de forma periódica puedes encontrar en nuestra sección de Decoración trucos de limpieza que pretenden mejorar tu calidad de vida. No tienes que pasar mucho tiempo con la bayeta en la mano ni tienes que gastarte mucho dinero. Más bien al contrario, hay soluciones caseras que dan mejores resultados. Si sabes cómo limpiar todo va a ser más fácil. Ahorrarás mucho dinero y vas a conseguir también tener más tiempo libre, que todo importa y todo suma.