Llegado el otoño y el inminente cambio de armario, nos preguntamos cómo vamos a organizar la ropa para que quede ordenada. Como ya llega el frío, debemos tener la ropa más abrigada en el armario y guardar la de verano.

Esta época se caracteriza por prendas muy gruesas y que ocupan más espacio, por eso es importante tener una buena organización y aprovechar el espacio al máximo.

Antes que nada, te recomendamos que hagas limpieza. Después de todos los meses de primavera y verano, quizá no hayas reparado en el polvo y la suciedad que se puede haber acumulado en tus cajones, por lo que te recomendamos que, ya que vas a sacarlo todo, aproveches para limpiar.

Descarta, también, la ropa que no te pones, no te gusta o no necesitas y así ,ganarás algo más de espacio. Antes de guardarla en cajas o en partes del armario que no usas tan a menudo, júntala toda en una bolsa y dónala a una asociación.

Otro consejo importante es airear bien la ropa de verano antes de guardarla por una larga temporada ya que pueden acumular humedad y, cuando las vuelvas a sacar el año que viene, tendrás que poner muchas lavadoras seguidas para deshacerte del olor.

Te recomendamos comprar algún ambientador que te guste y ponerlo en las distintas partes del armario o los cajones que vas a usar, tanto para apartar la ropa, como para poner la de invierno y así evitarás olores desagradables.

Cómo ordenar el armario

La forma más eficaz de ordenar tu armario es que crees secciones y no lo tengas todo revuelto. Así, será más fácil localizar la prenda que quieres ponerte o que necesitas en cada momento: en un lado los pantalones, en otro las chaquetas, camisetas, camisas... Todo tendrá su propio espacio, al igual que tus complementos para el frío como bufandas, guantes, gorros...

Para hacer aún más fácil tu día a día con el armario, es importante que sitúes las prendas más grandes y pesadas al fondo, dejando en la parte frontal las más ligeras o pequeñas. Este pequeño truco nos ayudará a ver de un vistazo dónde están las cosas. E incluso aprovechando que estamos limpiando el armario podemos insertar una luz led en el interior para ver mejor todo el contenido.

Otro de los aliados imprescindibles en cualquier armario son los cajones. Nos ayudan a mantener el orden de las prendas más pequeñas como ropa interior, calcetines, pijamas... O las perchas, que al poder colgar la ropa vemos más rápido la variedad de prendas y podemos elegir rápidamente qué ponernos.

Colocar la ropa

Marie Kondo se hizo famosa y hace ya unos años y es que su método de organización es muy útil. Tener una torre de camisetas y pantalones en el armario no es muy eficaz, ya que acaba cayéndose y desmoronándose, por eso, te recomendamos probar a guardar la ropa en cajones de forma vertical porque no solo no se arrugan sino que quedan todas a la vista y son más fáciles de localizar.