05 de julio de 2019
05.07.2019

Cinco formas de hacer una piscina 'low cost' para tu jardín

Instalar una sobre el suelo o enterrada con un bajo presupuesto es posible si se sabe cómo

05.07.2019 | 09:26

Existen placeres en la vida que muchas veces parecen inalcanzables. Lujos que para los bolsillos de la clase media española se presentan como meros sueños que nunca podrán hacerse realidad. Pero, no siempre es así. Si se sabe cómo es posible construir esos deseos que se persiguen desde la infancia por una cantidad de dinero asumible.

Como cada año, con la llegada del verano las temperaturas se disparan y la ilusión por construir una piscina en nuestro jardín regresa a nuestra mente. Sin embargo, es habitual que la idea de tener una piscina en nuestra casa se asocie con la necesidad de tener un gran presupuesto. Y en muchas ocasiones es una asociación válida y real. Sin embargo, existen formas de democratizar este lujo y hacer que la gente más corriente pueda disfrutar de una refrescante piscina en su jardín. Aquí recogemos algunas ideas que harán que construir una piscina sea algo que podamos afrontar con unos pocos ahorros.

Piscinas desmontables 'low cost'

SHUTTERSTOCK

Si no queremos realizar una obra en nuestro hogar, las piscinas de plástico desmontables pueden ser una buena opción para refrescarnos en verano. Solamente tendremos que poner sobre el césped un tapiz donde colocaremos la piscina. Hoy en día, estos modelos poseen acabados cuidados y son productos bastante conseguidos.

El mayor beneficio que tiene esta piscina es que cuando termina el verano podemos recogerla y guardarla, de manera que no nos robará ese espacio de nuestro jardín. Es una gran forma de refrescarnos por poco dinero y hacer que los niños disfruten de un gran verano. Eso sí, tenemos que tener en cuenta que el césped sobre el que se instale la piscina se estropeará y tendremos que arreglarlo una vez retiremos la piscina.

Piscina de aluminio o PVC 

SHUTTERSTOCK
Otro método para disfrutar de un verano de frescor y no tener que llevar a cabo una excavación, es instalar una piscina de aluminio o PVC sobre nuestro jardín. Las lonas de PVC son más asequibles que el aluminio, pero también son más susceptibles de sufrir averías o agujeros. Las estructuras de aluminio son más duraderas, ya que este ligero material es capaz de soportar con seguridad el peso del agua.

Piscina pequeña enterrada 


SHUTTERSTOCK

Siempre podemos optar por construir una piscina de la manera más habitual: enterrada en el suelo y de hormigón. Así, lograremos que tenga un buen envejecimiento y sea muy duradera. Sin embargo, el precio de estas construcciones suele dispararse. La manera más sencilla de reducir su coste es recortando su tamaño.

Así, conseguiremos todos los beneficios de esta piscina, pero por un precio asumible. La forma de la piscina la podremos elegir nosotros, pero si queremos reducir mucho su tamaño tampoco tendremos muchas opciones. Independientemente de la forma que dibuje la construcción, es obvio que podremos pasar muchos veranos agradables sin sufrir las altas temperaturas, con nuestra pareja o amigos. Para los niños, en cambio, es posible que no sea la mejor opción, ya que se les puede quedar pequeña si la utilizan para jugar con alguna pelota, para saltar o bucear.

Enterrada pero de un material más barato

Este tipo de piscinas cumplen la función de una piscina de hormigón, pero su instalación es más económica y rápida. Estas construcciones vienen de fábrica de una sola pieza, con lo que tendremos que adaptar el agujero. En invierno podremos mantenerla vacía sin temor a que se pueda estropear.

Existen multitud de formas y tamaños de esta piscina en el mercado. Además, como el vaso no tiene juntas ni incrustaciones podemos olvidarnos de que aparezcan algas. Y si por un casual, sufre algún tipo de avería, suele ser sencillo repararla con el mismo material.

Sin duda, es una gran opción para disfrutar de los chapuzones propios del verano y divertirnos con la familia y los amigos. En ella también podrán jugar sin miedo los niños, ya que tendrán más espacio que en una piscina de hormigón pequeña.

Piscina con palets

Si quieres bañarte en una piscina construida con tus propias manos, te traemos una opción extra que te servirá de inspiración para ponerte manos a la obra. Si bien, no es la única forma de construir tu propia piscina, se puede realizar con materiales baratos y que podemos encontrar con facilidad. Si tienes materiales en casa que no utilizas o conoces a alguien que te pueda facilitar diez palés, puedes adentrarte en esta aventura. Necesitarás también una lona impermeable como base para el revestimiento.

Debemos colocar los palés en forma circular y utilizaremos unas cinchas con las que los uniremos entre sí. Así, conseguiremos que la estructura sea estable, algo esencial para que pueda aguantar la fuerza del agua. Lo más importante de este proyecto es hacer que los palés queden bien unidos entre sí. Para ello, podemos utilizar tablas con tornillos que refuercen la unión de un palé con el siguiente. Debemos asegurarnos de que la estructura no se vendrá abajo con el agua.

Una vez que tenemos la forma, debemos colocar la lona impermeable y unirla en la parte superior a los palés. Hay que intentar que la lona quede lo más extendida posible para evitar que se formen arrugas.

Cuando terminemos el montaje y tengamos todo listo podremos llenarla y disfrutar de nuestra obra con un buen chapuzón. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!