La ciencia ha demostrado que la abundancia y diversidad de aves genera felicidad en los seres humanos. Y también que el canto de los pájaros y otros sonidos de la naturaleza, provocan importantes beneficios para la salud y el bienestar. La observación de aves permite conectar con el entorno natural, aumenta los niveles de endorfinas (las hormonas de la felicidad) y rebaja el estrés. Convertirse en observador aficionado de aves es fácil, siempre que se sigan unas pautas de conducta que minimicen el impacto sobre la naturaleza y el medio ambiente. Estos son siete consejos para iniciarse en la observación de aves.

01. Preparativos

01. Preparativos SEO/BirdLife señala que la observación de aves debe ser una actividad cuyo planteamiento trascienda más allá de la simple observación, ya que existen otras acciones que inciden no tan directamente en los hábitats pero que son igualmente importantes. Ha de buscarse, por tanto, un desarrollo de la actividad lo más sostenible posible.

Antes de un viaje para observar aves, conviene documentarse sobre el comportamiento, biología y requerimientos de las especies a observar y el espacio que se va a visitar. Para afrontar eventuales contratiempos es necesario llevar siempre agua, un botiquín de primeros auxilios y una manta térmica, así como los teléfonos de emergencias, de los cuerpos de la guardería forestal y del SEPRONA o del espacio protegido que se visite.

Hay que procurar vestir con colores no llamativos. Las prendas de color verde o tierra ayudan a camuflarse entre la vegetación. Como para cualquier actividad a realizar al aire libre, es indispensable usar ropa y calzado cómodos. Y a prueba de agua cuando sea necesario. Una gorra a mano nunca está de más.

02. Instrumental

02. Instrumental Para iniciarse en la observación de aves no hace falta una gran inversión, ya que en realidad nada se necesita, aunque una libreta de campo y unos buenos prismáticos –y ligeros– pueden ser de gran ayuda. También lo es una guía de identificación de aves. Las hay en papel y apps como la de Seo/BirdLife. Para observadores avanzados es de gran ayuda un telescopio.

La app de SEO/BirdLife ofrece información relevante sobre la vida, comportamiento, distribución y estado de conservación de las 563 especies de aves que de forma habitual u ocasional están presentes o han sido citadas en el territorio español. Incluye rutas por veinticinco enclaves de gran importancia ornitológica. Los textos se acompañan además de numerosos recursos sonoros y gráficos: cantos, vídeos, fotografías, ilustraciones y mapas.

Un tercer elemento que con el tiempo quizá llegue a hacerse necesario es una cámara de fotos. En el mercado hay incontables modelos y marcas, caras y económicas. La elección depende tanto del dinero que se desee invertir como de la experiencia fotográfica de cada persona.

Conviene investigar. Es preferible que sea réflex (objetivos intercambiables), lo más luminosa posible (para obtener buenas imágenes en situaciones de poca luz), que tenga altas velocidades de disparo y, muy importante, que sea duradera y a prueba de agua. Es conveniente usar objetivos con zoom.

03. Normas de conducta

03. Normas de conducta Deben seguirse además unas normas de conducta. Los títulos de los diez capítulos del ‘Código ético para la observación de aves’ de SEO/BirdLife resumen a la perfección cómo comportarse. Varios ejemplos. El bienestar de las aves es lo primero. El hábitat debe ser protegido. El comportamiento de las aves no debe ser alterado.

Otros apartados incluyen consejos. Sé prudente a la hora de compartir información delicada sobre especies protegidas y colabora cuando observes una situación de riesgo para ellas. No debes acosar a las especies divagantes ni rarezas. Respeta la normativa sobre la protección de las aves en todo momento.

Más normas. Respeta los derechos de los propietarios de las fincas y de los trabajadores del campo. Respeta los derechos de las personas de la zona de observación y las normas básicas de seguridad. Si quieres compartir tus citas, hazlo con prudencia y pensando que pueden mejorar el conocimiento. Forma parte de un modelo de turismo sostenible que colabore en el mantenimiento de entornos rurales amigables para las aves.

04. ¿Dónde ir?

04. ¿Dónde ir? Una de las ventajas de la observación de aves es que no es necesario viajar lejos. Incluso en las grandes ciudades conviven decenas de especies aves. Cualquier espacio verde, cualquier zona con agua sirve. Pero también existen espacios naturales con observatorios e itinerarios.

Entre los mejores lugares para practicar la observación de aves en España figuran los parques nacionales de Doñana (hábitat de especies como el flamenco, el abejaruco, el milano negro y otras 268 especies), Monfragüe (cigüeña negra, buitre leonado y águila culebrera, entre otras especies) y los Picos de Europa (águila real, quebrantahuesos, buitre leonado, acentor alpino o pico picapinos).

También presentan abundancia de aves parques naturales como los de Santoña (colimbos, somormujos, charranes y garzas), Delta del Ebro (flamenco, gaviota de Audouin, avetoro, morito, calamón o pato colorado) y Lago de Sanabria (petirrojo, arrendajo o abubilla). Y lugares como la laguna de Gallocanta, en Aragón (grulla común, buho real o halcón peregrino)

05. ¿Cuándo salir?

05. ¿Cuándo salir? Depende de la zona y de qué se esté buscando y si se trata de especies residentes (presentes en España todo el año) o migratorias invernales o estivales. Por ejemplo, pueden verse hasta 40.000 grullas en Gallocanta durante sus migraciones, en febrero-marzo y octubre-noviembre.

En cuanto al momento del día, los mejores son las primeras después del amanecer y las últimas antes del ocaso. Son los momentos de mayor actividad, cuando la mayoría de las aves salen de sus zonas de descanso y dormideros y van a alimentarse o regresan.

Hay excepciones, por ejemplo para ver aves nocturnas. O para observar rapaces en vuelo –especialmente buitres–, porque prefieren las horas centrales del día, cuando más sube la temperatura. O si se buscan aves limícolas, pues siguen el ritmo de las mareas: se alimentan en marea baja y descansan en pleamar.

06. Precauciones

06. Precauciones Un buen modo de actuar es acercarse hasta una distancia prudencial y detenerse antes de que se detecten cambios en el comportamiento de las aves. A partir de ahí hay que dejar que se acerquen lo que quieran, desplazándose libremente, señala SEO/BirdLife.

Las precauciones deben ser mucho mayores cuando la observación afecta a aves o momentos y circunstancias especialmente sensibles. Por ejemplo, cuando las aves están nidificando. No hay que acercarse nunca a los nidos y si por casualidad se pasa cerca de uno hay que estar el menor tiempo posible. No se deben coger o tocar huevos o polluelos.

Con los dormideros se deben tener los mismos cuidados que con las aves nidificando o descansando de sus viajes y no acercarse a los mismos.

Los asentamientos de colonias de cría son lugares a evitar ya que la molestia a un ave puede hacer que toda la colonia se levante de sus nidos exponiéndose huevos y pollos a graves peligros, alerta la ONG.

También se debe extremar la precaución en época de celo. Hay que evitar siempre utilizar señuelos o grabaciones para atraer la atención de las aves, sobre todo si se hace de forma repetida en un mismo lugar, indica SEO/BirdLife.

No se debe molestar a las aves migratorias que descansan o se alimentan en las paradas que realizan. Su estado suele ser precario y necesitan de reposo para reponer fuerzas y continuar su viaje; cualquier actividad extra puede ser fatal para ellas.

Con temporal o nevadas se debe mantener la distancia con las aves, aunque no huyan cuando uno se acerca. Probablemente se vean imposibilitadas por su debilidad y la presencia humana en muchas ocasiones les lleva a hacer un último esfuerzo que puede resultarles fatal.

07. La información, con cuentagotas

07. La información, con cuentagotas Debe evitarse revelar la localización exacta en las redes sociales y otros círculos de las zonas delicadas (nidos, colonias, concentraciones invernales o migratorias), pues pueden provocar situaciones de riesgo (recolectores de huevos, expoliadores de nidos, incremento del número de observadores…).

SEO/BirdLife añade asimismo varias instrucciones con aspectos que siempre se deben evitar:

El uso de reclamos o grabaciones, ya que puede afectar al comportamiento, a la reproducción o atraer depredadores.

–El uso de focos y métodos de iluminación nocturna ya que puede afectar al comportamiento y provocar molestias por la elevada sensibilidad a la luz de la fauna nocturna.

–El uso de cebo vivo y alimentar de la mano a la fauna silvestre para atraerla.

–Cualquier método de trampeo o captura con la finalidad de observarlas o fotografiarlas, a excepción de los profesionales o los científicos que dispongan de las autorizaciones pertinentes.

Código ético para la observación de aves de SEO/BirdLife: https://www.seo.org/wp-content/uploads/2018/09/Codigo_etico_aves_SEO_-2018.pdf

Te puede interesar: Un estudio relaciona la felicidad humana con la abundancia de aves

Foto principal: Unsplash