El presidente del Govern balear, Francesc Antich, ha pronosticado hoy en Londres una recuperación del turismo para el próximo año de entre el 2,5 y el 3 por ciento, a la vista de los buenos síntomas percibidos en la temporada alta de 2010.

Para el presidente, este repunte se debe en gran medida a la recuperación de los clientes británicos, los principales para el turismo balear que representa alrededor de un 25 por ciento del mercado, que se ha incrementado un 2 por ciento en la temporada alta de 2010, respecto al mismo periodo de 2009.

"Son unas cifras alentadoras si se tiene en cuenta la coyuntura económica en la que nos encontramos y el impacto de la nube volcánica, que afectó considerablemente al arranque de la temporada por el cierre de aeropuertos, sobre todo en el Reino Unido", ha precisado el presidente balear.

En conferencia de prensa en la segunda jornada del World Travel Market, la feria internacional de turismo de Londres, Antich ha considerado que se puede pronosticar "la solidez de la remontada", aunque con "cierta cautela" porque la situación económica todavía es incierta.

Para reforzar la conectividad aérea de las islas con el resto de Europa, especialmente con el Reino Unido, Antich ha recordado que se han abierto nuevas rutas entre aeropuertos del Reino Unido y Baleares y se han aumentado las frecuencias, también durante el invierno, con el objetivo de alargar la temporada.

En este sentido, para la temporada alta, British Airways ha abierto este año nuevas rutas ente los aeropuertos de London City y de Glasgow con Palma e Ibiza.

Thomas Cook ha incluido una nueva ruta Aberdeen-Palma; Jet2.com ha añadido una ruta Edimburgo-Palma y una frecuencia más semanal en la ruta Edimburgo-Ibiza, mientras que Monarch ha sumado tres frecuencias entre Gatwick (Londres) y Palma, y EasyJet ha puesto en marcha las rutas Manchester-Mahón y Sheffield-Palma.

Para la temporada baja, Monarch ha puesto en servicio seis nuevos vuelos con destino Palma, tres desde el aeropuerto londinense de Gatwick y tres desde Manchester, además de prolongar durante el invierno su ruta Luton (Londres)-Mahon; y Ryanair operará durante todo el año la ruta Londres Stansted (Londres)-Ibiza.

El presidente ha aclarado que la apertura de nuevas rutas y el aumento de frecuencias han sido posibles gracias a las bonificaciones a las tasas aeroportuarias que el Govern ofrece a las compañías aéreas, lo que les permite recortar costes e incrementar los vuelos operados desde los aeropuertos de las islas.

Antich también ha hablado de los retos del sector para 2011 y ha destacado la diversificación de la oferta, es decir, ofrecer algo más que turismo de sol y playa con añadidos como turismo de naturaleza, de aventura, de descanso, estrategia con la que Baleares va a acudir a las próximas ferias de turismo especializadas en estos productos.

Junto con el aumento de la conectividad y la diversificación de la oferta, el presidente ha insistido en la necesidad de modernizar los servicios de las islas, desde los hoteles y los restaurantes a los medios de transporte, para no rebajar la calidad del producto turístico balear, "condición indispensable para combatir la bajada generalizada de los precios en el sector".

Antich ha mencionado la entrada en vigor de dos nuevas leyes encaminadas a este fin, como la Ley de Impulso de la Inversión, destinada a mejorar y modernizar los establecimientos hoteleros y hosteleros, sumando servicios que permitan prolongar la temporada turística en la zona.

"En la Conselleria de Turismo hay ahora mismo veinte proyectos aprobados, lo que supone además un impulso al sector de la construcción, uno de los mas afectados por la crisis", ha precisado.

La otra medida de la que ha hablado Antich es la nueva norma de clasificación hotelera, ajustada al modelo general de Europa, que "tiene en cuenta los nuevos servicios incorporados a los hoteles, más allá de parámetros arquitectónicos y de diseño".

Para lograr todos estos objetivos, el presidente ha apelado una vez más al trabajo conjunto del sector público y el sector privado y al consenso entre empresarios y sindicatos.