Testimonios del ferry que auxilió al barco incendiado: "Hemos estado siete horas parados y solo nos han dado un cruasán y un café"

Los mensajes de solidaridad imperan entre los pasajeros: "Desesperan siete horas parado, pero peor están en el buque incendiado"

VÍDEO | Llega a Palma el ferry que auxilió al buque incendiado tras una travesía de 15 horas

Pere Morell

Los más de 400 pasajeros del Abel Matutes vivieron su particular odisea después de tener que quedarse parado durante 7 horas en alta mar para auxiliar al buque de pasajeros "Tenacia", el cual se había incendiado de madrugada.

"A las tres de la mañana me he levantado, me he dado cuenta de que estábamos parados y al preguntar a la tripulación me han dicho que un buque se había incendiado y teníamos que ayudar", explicaba Rosa Alcacer. "Ha venido un helicóptero y todo, después de eso no he podido volver a dormir en toda la noche", se lamentaba.

Durante muchas horas, los pasajeros del buque han vivido en la inopia, sin ningún tipo de noticia: «Creo que el responsable de Salvamento Marítimo estaba acostado, se ha despertado a las 8:00 y ha empezado a tomar decisiones», bromeaba sin bromear José María Cacho.

Los mensajes de solidaridad imperan entre los pasajeros del barco.

Los mensajes de solidaridad imperan entre los pasajeros del barco. / Pere Morell

Cacho se quejaba de como se ha llevado el tema: “Esto es una incompetencia total de la agencia marítima, se debería aplicar el sentido común, no hace falta estar 7 horas para tomar una decisión. Si esto es lo que dicta la ley marítima es una incompetencia”, señalaba indignado. «La situación era muy peligrosa y no hacían nada, me compadezco de los pobres pasajeros del otro buque, que deben haber pasado la mañana más horrible de su vida» sentenciaba.

Los mensajes de solidaridad ante el ferry incendiado imperaban entre los pasajeros: "Es una putada la espera, pero peor están los que esperan en el buque incendiado", explicaba Amparo Giménez. "Es mucha mala suerte, pero los otros tienen mucha más mala suerte", señalaba.

La compañía regaló una pieza de bollería y una bebida a los pasajeros por la espera, una compensación que no dejo del todo satisfecho a los viajeros: "Hemos estado siete horas parados y solo nos han dado un cruasán y un café", se lamentaba María Fabra. "La tripulación nos reclama solidaridad, pero ellos se podrían aplicar el cuento también" sentenciaba Fabra.

A las 10:08 el barco ha arrancado motores, siete horas después de haberse parado, y ha seguido su camino hasta Palma en medio de un jolgorio general. Los padres aplaudían, los niños gritaban y hasta alguna lágrima ha caído. Sobre las 14:00 el buque ha tocado tierra y los pasajeros del buque que auxilió han podido finalizar de forma feliz su particular travesía.

Suscríbete para seguir leyendo