Una conductora ebria se estrella contra un semáforo en Palma

La joven, que resultó ilesa, duplicó la tasa máxima permitida en la prueba de alcoholemia

Policías locales, junto al vehículo siniestrado.

Policías locales, junto al vehículo siniestrado. / POLICÍA LOCAL DE PALMA

Marcos Ollés

Marcos Ollés

Una joven conductora de 22 años que circulaba en estado ebrio se estrelló hace unos días contra un semáforo en la calle Aragó, en Palma. La mujer, que resultó ilesa, duplicó la tasa de alcoholemia permitida en la prueba que le realizó la Policía Local. Está acusada de un delito contra la seguridad vial.

Los hechos ocurrieron a las cinco y media de la madrugada del pasado 17 de junio. La sala del 092 fue alertada de que un turismo había chocado contra un semáforo en la intersección de la calle Aragó con la salida de la Vía de Cintura y comisionó a una dotación de la Unidad de Vehículos de Accidentes (UVAC).

Los policías encontraron allí un coche que ocupaba parte de la calzada de manera trasversal. Había colisionado con el semáforo ubicado en la mediana de la vía. La conductora, de 22 años y nacionalidad española, no había sufrido ningún daño tras el impacto. La prueba de etilometría dio un resultado de 0,55 miligramos de alcohol por litro de de aire espirado.

Delito contra la seguridad vial

Tras tomar declaración a la conductora y realizar una inspección ocular, los agentes determinaron que el consumo de alcohol había mermado sus capacidades psicofísicas para la conducción, haciendo que en una recta perdiera el control e impactara con el semáforo.

La Policía Local instruyó un atestado por un presunto delito contra la seguridad vial por conducir bajo influencia de bebidas alcohólicas, que puede acarrear pena de prisión de hasta seis meses, multa de hasta doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad y siempre con la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores hasta cuatro años.