Tribunales

Juicio por incendiar once motos y un coche en Sóller durante la pandemia

El fiscal pide cuatro años de prisión para el acusado por el presunto delito de daños a los vehículos y a la fachada de la biblioteca municipal

«Hasta el día siguiente no me enteré del incendio», afirmó

El acusado de incendiar once motos y un coche en Sóller, ayer, durante el juicio en Vía Alemania. | L.MARINA

El acusado de incendiar once motos y un coche en Sóller, ayer, durante el juicio en Vía Alemania. | L.MARINA

Lorenzo Marina

Lorenzo Marina

Un joven se sentó ayer en el banquillo de los Juzgados de Vía Alemania acusado de prender fuego a once motos y a un coche en Sóller en pleno confinamiento por la pandemia. El fiscal pidió ayer para el procesado una pena de cuatro años de prisión por un presunto delito de daños mediante incendios. Los destrozos causados en los vehículos se calculan en 8.370 euros. Las llamas también afectaron a buena parte de la fachada de la biblioteca municipal, que fue tasado en 20.903 euros.

Estado en el que quedaron las motos aparcadas en Sóller tras prenderles fuego. | JOAN MORA

Estado en el que quedaron las motos aparcadas en Sóller tras prenderles fuego. | JOAN MORA / lorenzo marina

Los hechos ocurrieron sobre las cuatro de la madrugada del 7 de abril de 2020 en la calle Mateu Colom de Sóller. Por aquel entonces se acababa de instaurar el estado de alarma para el confinamiento de la población debido a la pandemia del coronavirus.

De acuerdo con el escrito de acusación del fiscal, el ahora acusado, que contaba entonces con 21 años, se saltó el confinamiento decretado. De hecho había sido multado hasta con 30.000 euros por incumplirlo en dos ocasiones.

En torno a las cuatro de la madrugada, de acuerdo con el ministerio público, este se habría dirigido hacia el aparcamiento de motos de la calle Mateu Colom de Sóller. El fuego se propagó con suma celeridad y las llamas alcanzaron unas dimensiones colosales. Bombers de Mallorca se encargaron de sofocar el fuego y la Guardia Civil abrió una investigación para tratar de esclarecer lo ocurrido. También se personaron en el lugar agentes de la Policía Local de Sóller.

Durante su comparecencia, el procesado negó categóricamente que hubiera prendido fuego a las motos. No obstante admitió que había quebrantado el confinamiento decretado por la pandemia para acudir a un inmueble para consumir droga.

Multa de 30.000 euros

«Me enteré al día siguiente del incendio», afirmó. Aunque confirmó que se había saltado las restricciones sanitarias decretadas con motivo del coronavirus. «Me pusieron una multa de 30.000 euros, pero fue culpa mía», recalcó.

El acusado se autoexculpó del incendio y justificó su salida por su adicción a las drogas. En este sentido aseguró que había ido a un domicilio para recuperar «un gramo de cocaína», que supuestamente le dejó a un conocido. También aseguró que se fue a dormir al domicilio de su madre bajo los efectos de los psicotrópicos. «Iba colocado de trankimazines», afirmó.

Uno de los guardia civiles que realizó la inspección ocular del incendio explicó lo fácil que era provocar ese incendio. «Basta con cortar la goma del carburador y prender el combustible», indicó.

Por su parte, la defensa del procesado , ejercida por la abogada Tania Siquier, solicitó la absolución de su cliente al considerar que la acusación se basaba en «pruebas indiciarias». Como alternativa a su supuesta condena, reclamó las atenuantes de dilaciones indebidas y de toxifrenia.