Abusos sexuales en un centro de acogida de Palma

La fiscal acusa al exmonitor de Nazaret de violar durante años a un menor

El ministerio público solicita a la juez que continúe el procedimiento contra el hombre denunciado por numerosas agresiones sexuales a uno de los niños durante los años 80, cuando tenía entre 11 y 14 años

Antoni Estela y su abogado, Francisco Fernández Ochoa, en la entrada de los juzgados de Vía Alemania | B. RAMON

Antoni Estela y su abogado, Francisco Fernández Ochoa, en la entrada de los juzgados de Vía Alemania | B. RAMON

Xavier Peris

Xavier Peris

La Fiscalía de Balears ha elevado un escrito a la juez de instrucción solicitando que prosiga la causa contra Francisco Carlos M. F., en la actualidad de 69 años, como presunto autor de reiteradas agresiones sexuales a un niño durante los años ochenta, cuando trabajaba como monitor del centro de menores Nazaret de Palma, cuya fundación está presidida por el obispo de Mallorca. La fiscal considera que la víctima, Antoni Estela Frau, sufrió numerosas violaciones y abusos sexuales por su parte durante los cuatro años que estuvo interno en el centro, cuando tenía entre once y catorce años. Ahora las partes tienen un plazo de tres días para presentar alegaciones y solicitar nuevas diligencias, antes de su transformación en el procedimiento de sumario.

El escrito de la Fiscalía, fechado el pasado 8 de mayo, solicita a la jueza instructora que continúe el proceso contra el denunciado. Según el relato de la fiscal, este hombre entró a trabajar en el centro de menores de Nazaret el 16 de septiembre de 1983, cuando tenía 28 años. En aquel tiempo estaba interno en la institución Antoni Estela, entonces de once años.

Durante los cuatro años siguientes, hasta que Estela salió del centro, el entonces monitor, «con ánimo libidinoso», le sometió a repetidas violaciones y otros actos sexuales «sin su consentimiento y valiéndose de la autoridad que él mismo ostentaba sobre el menor».

Estas agresiones, que según el denunciante se repetían con una periodicidad casi semanal, se llevaban a cabo tanto en el dormitorio que el monitor tenía en el centro como en su domicilio, en Son Sardina, o en su furgoneta durante las excursiones que realizaban algunos fines de semana.

«Dichos hechos», prosigue la fiscal, «sin perjuicio de una más precisa calificación jurídica en el momento de realizar escrito de acusación, son presuntamente constitutivos de un delito continuado de agresión sexual, interesando la transformación del presente procedimiento en juicio ordinario de sumario». Las partes tienen un plazo de tres días para presentar alegaciones y solicitar nuevas diligencias.

Decenas de víctimas

Aunque los hechos habrían ocurrido a mediados de la década de 1980, Antoni Estela, que en la actualidad tiene 52 años, no lo denunció hasta 2016, una denuncia que entonces fue desestimada. Posteriormente, en octubre de 2022, se presentó en el domicilio del antiguo monitor, le reprochó que le hubiera violado cuando era niño y le exigió que le pidiera perdón. El hombre le dijo: «Igual pudimos hacer algo hace treinta o cuarenta años, pero yo ya lo olvidé y me arrepentí».

Esta escena, grabada en vídeo y difundida en redes sociales, llevó a otros antiguos internos de Nazaret a relatar a Diario de Mallorca que ellos también habían sido violados por el mismo monitor durante aquellos años. Estas personas prefirieron no denunciar en el juzgado, pero afirmaron que la cifra de víctimas era muy alta. Según dijeron, más de treinta de los niños que estuvieron internos en el centro en aquellos años habrían sido violados de forma reiterada por el hombre a lo largo de una década, lo que lo convertiría en el peor caso de pederastia de la historia reciente de Balears.

Antoni Estela, asesorado por su abogado, Francisco Fernández Ochoa, presentó una nueva denuncia por estos hechos en enero de 2023. Una denuncia en la que aportaba también la grabación realizada en la casa de su presunto violador. En esta ocasión la denuncia fue estimada y la jueza de instrucción abrió diligencias. En junio ratificó su denuncia en el juzgado.

El denunciado, Francisco Carlos M.F., fue citado a declarar como imputado en septiembre. El hombre, que en la actualidad tiene 69 años, negó rotundamente las acusaciones. Su defensa añadió que, en cualquier caso, los delitos habrían prescrito a los quince años de haberse cometido, un plazo que se ha sobrepasado ampliamente.

Por su parte, el abogado de Estela insistió en que los hechos eran tan graves que debían ser investigados, el denunciado debía ser juzgado y la prescripción no debería valorarse hasta la sentencia.

Estela: «Es solo un primer paso»

«Me decían que mi denuncia no llegaría a nada, que los hechos están prescritos, pero yo no perdí la esperanza». Antoni Estela no ocultaba ayer su alegría por el escrito de la Fiscalía, aunque era consciente de que quedaba mucho camino por delante. «Esto es solo un primer paso, mi objetivo es que se siente en el banquillo y pida perdón».

Estela confía en que este informe anime a denunciar a otros antiguos niños de Nazaret que sufrieron violaciones. 

Suscríbete para seguir leyendo