Seguridad vial

Un conductor ebrio circula 16 kilómetros en sentido opuesto en la autopista de Campos a Palma

El acusado sembró el pánico el miércoles por la noche, obligando a decenas de vehículos a apartarse hasta que fue interceptado

La Policía Local de Campos interceptó al acusado.

La Policía Local de Campos interceptó al acusado. / DM

Un conductor ebrio sembró el pánico anteanoche al recorrer 16 kilómetros en dirección contraria por la autopista entre Campos y Palma. El acusado obligó a decenas de usuarios la vía a apartarse y detenerse en la calzada para evitar un accidente. El hombre, un argentino de 46 años, fue finalmente interceptado por la Policía Local de Campos, ya en el término municipal de Llucmajor, tras una larga persecución. La Guardia Civil de Tráfico se ha hecho cargo de las diligencias para esclarecer lo ocurrido.

Los hechos ocurrieron hacia las once de la noche del miércoles, cuando varias llamadas alertaron a los servicios de emergencias de que un Fiat 500L estaba circulando en dirección contraria por la autopista Ma-19, entre Campos y Llucmajor. Una patrulla de la Policía Local de Campos se movilizó rápidamente y fue en busca del kamikaze. Durante el trayecto, los agentes se toparon con una gran cantidad de vehículos que habían tenido que echarse a un lado y detenerse en la calzada para no colisionar con el Fiat. Los testigos indicaron a los policías que el kamikaze seguía circulando en sentido opuesto y se dirigía hacia Palma.

La patrulla de la Policía Local de Campos siguió tras él pese a encontrarse ya en el municipio de Llucmajor dada la gravedad de la situación. Los agentes comprobaron que también en esa zona había numerosos vehículos detenidos en los arcenes tras el paso del infractor.

A la altura de la salida 26, la patrulla localizó al sospechoso y empezó a seguirlo. Pese a las reiteradas advertencias de los agentes, el Fiat 500L siguió circulando otros tres kilómetros. Los policías acabaron adelantándole y cerrándole el paso, momento en el que finalmente se detuvo en un apartadero de la mediana.

Sin embargo, no hizo caso a las indicaciones para que detuviera el motor, por lo que uno de los policías se hizo con las llaves del vehículo.

El conductor resultó ser un argentino de 46 años residente en Campos que presentaba síntomas evidentes de estar ebrio. Al lugar acudió entonces la Guardia Civil de Tráfico, que asumió la investigación. Los agentes aseguraron la zona para evitar riesgos y trasladaron el vehículo y al sospechoso a un lugar apartado.

En total, el acusado recorrió 16 kilómetros en dirección opuesta, explicaron fuentes policiales.

Suscríbete para seguir leyendo