Tribunales

Juicio por un accidente laboral en Palma: «Si mi compañero no estira la cuerda, yo ahora estaría muerto»

Un obrero relata cómo cayó en un aljibe de 12 metros cuando trabajaba sin medidas de seguridad

La Fiscalía pide una condena de dos años de prisión para el empresario

El acusado, durante el juicio. | M.O.I.

El acusado, durante el juicio. | M.O.I.

Marcos Ollés

Marcos Ollés

Un obrero narró ayer en el juicio por el grave accidente laboral que sufrió al caer a una cisterna de 12 metros en Palma las pésimas condiciones en las que trabaja. «Estaba de aprendiz y me hicieron bajar al aljibe por una escalera de helicóptero. No tenía formación, no había arnés de seguridad, pero era trabajo y yo necesitaba el dinero», detalló. La Fiscalía reclama dos años de prisión para el empresario, que negó haber dado la orden de que la víctima llevara a cabo esa labor. "Yo les dije que me esperaran", afirmó durante la vista celebrada en un juzgado de lo penal.

El siniestro ocurrió el 21 de junio de 2021 por la mañana en el interior de un aljibe en el hotel Icon Rosetó, un establecimiento ubicado en un edificio antiguo en la calle Can Campaner, en el casco histórico de Palma, cerca del Gran Hotel. El hotel estaba cerrado se realizaban trabajos de mantenimiento, entre ellos la limpieza del aljibe. El operario, un joven español de 20 años, trabaja precisamente para una empresa especializada en este tipo de tareas.

«Me caí una vez y me hice daño en el brazo, pero pude seguir trabajando. Al subir me dolía mucho y me solté de la escalera», añadió. Su compañero, un migrante sudamericano que trabajaba sin contrato, le salvó amortiguando la caída. «Si no llega a estirar la cuerda, yo ahora estaría muerto», sentenció el joven, que tuvo que ser rescatado por los bomberos y estuvo tres meses de baja por las heridas sufridas.

La Fiscalía imputa al empresario delitos lesiones imprudentes y contra los derechos de los trabajadores, por los que reclama dos años de prisión. El acusado aseguró en su declaración que no dio la orden de que la víctima bajara al aljibe. «Les dije que me esperaran. No se por qué bajó», señaló el sospechoso, quien reconoció que despidió a la víctima tres meses después del accidente laboral «porque no se presentaba a trabajar».