Vecinos de s’Arenal se concentran para linchar a un grupo de argelinos

Al parecer, los extranjeros habían okupado un local abandonado y podrían ser los autores de numerosos robos cometidos durante los últimos días en la zona

Vecinos de s’Arenal se concentran para linchar y expulsar del barrio a un grupo de argelinos

Redacción

Decenas de vecinos de s’Arenal de Llucmajor se han concentrado la noche del miércoles frente a un local ocupado por un grupo de argelinos muy conflictivos para intentar lincharlos y expulsarlos del barrio.

Ha sido sobre las diez de la noche cuando decenas de vecinos de s’Arenal se han reunido en la plaza Reina María Cristina, conocida popularmente como la plaza naranja, con palos y bates de béisbol para plantarle cara a este grupo de argelinos, que ya había sido expulsado de Son Gotleu recientemente por provocar graves altercados en el barrio y se había trasladado hasta la zona llucmajorera, ocupando una panadería abandonada. 

Tras la voz de alarma, una gran movilización policial se ha desplegado hasta la zona, donde se han vivido momentos muy tensos. Al parecer, en los últimos días los vecinos habían sufrido numerosos robos cometidos presuntamente por este grupo de argelinos, pero ha sido el robo con fuerza de la noche de este miércoles a una mujer mayor lo que ha exaltado los ánimos de los vecinos del barrio de s’Arenal y ha desencadenado un gran enfrentamiento entre ambos bandos.

Vecinos de s’Arenal se concentran para linchar a un grupo de argelinos

Vecinos de s’Arenal se concentran para linchar a un grupo de argelinos / DM

El despliegue policial, sumando cuerpos de la Policía Local de Llucmajor y la Guardia Civil, ha conseguido contener los ánimos de los vecinos antes de medianoche. Desde el Ayuntamiento de Llucmajor han ofrecido a los residentes establecer una patrulla policial para vigilar la zona durante toda la noche hasta que a primera hora de la mañana operarios del Consistorio procedan a tapiar el local abandonado para que no vuelva a ser ocupado.

Al parecer, el grupo de argelinos, tras ser increpados por los vecinos y amenazados con palos y bates de béisbol, ha huido del lugar corriendo. Pasada la medianoche, la situación estaba bajo control y la presencia policial continuaba en la zona, a fin de que no se volviera a producir ningún altercado.